El mercado de los smartwatches actuales está dividido en dos grandes grupos, el Apple Watch, y el resto. Tanto en ventas como en tecnología, esta dualidad se viene manteniendo en el tiempo, sin que la mayoría de los fabricantes de Android hayan igualado ni tecnología ni los números a los de Apple.

No obstante, muchos pusimos las esperanzas en Google: la compañía ya había demostrado que con sus Pixel habían tomado la delantera en muchos aspectos frente al resto de fabricantes de Android, y los usuarios de estos sistemas estaban un poco huérfanos de propuestas reales y competitivas de relojes inteligentes.

Los Pixel Watches, por tanto, eran la gran esperanza en esta sentido, aunque hasta el momento no se ha materializado, y lo cierto es que según reporta Business Insider, ahora tenemos una razón. Según dicho medio, Google desechó la idea de los Pixel Watches, pese a que la tenían bastante avanzada, por no cumplir los estándares y las expectativas internas de la compañía. En pocas palabras, lo que tenían en mente no cumplía las exigencias que la compañía se ha autoimpuesto en términos de calidad e innovación para su marca Pixel.

En Business Insider apuntan a un ex-empleado del proyecto de los relojes de Google, que explicaba que Rick Osterloh, el jefe de hardware de Google, no estaba satisfecho ni con el diseño físico ni con el funcionamiento de los relojes, añadiendo que:

"No se parecía a lo que pertenecía a la familia Pixel. No queríamos un producto periférico para derribar el nombre de la marca de hardware de Google".

Además, la reorganización de la división de hardware de Google tampoco ayudó a potenciar el proyecto, por lo que los relojes propios de la compañía se habrían convertido en una víctima más de las cancelaciones de dicha división, incluyendo los teléfonos modulares de Project Ara y otros dispositivos sin anunciar.