LG presentó oficialmente el G8X ThinQ, un teléfono que llega como actualización al G8 ThinQ y cuenta con especificaciones de tope de línea. El fabricante surcoreano aprovechó el inicio de IFA para anunciar su nuevo móvil y lo hizo con el apoyo de una segunda pantalla que opera como accesorio.

En términos de especificaciones, el G8X ThinQ cuenta con una pantalla OLED de 6,4 pulgadas con aspecto 19.5:9 , resolución de 2,340 x 1,080 px y soporte HDR. El frente cuenta con un notch de gota para la cámara de 32 MP y un sensor de huellas integrado a la pantalla.

En la parte trasera llama la atención su arreglo de doble cámara. La principal, de 12 megapixeles, cuenta con un sensor con tamaño de pixel de 1,4 micrones y apertura f/1.8. La segunda cámara es ultra-gran angular y ofrece una apertura f/2.4. El G8X cuenta con grabación de video 4K UHD a 60 cuadros por segundo.

Por dentro encontramos un procesador Qualcomm Snapdragon 855, 6 GB de RAM, memoria interna de 128 GB con soporte para memoria microSDXC de hasta 2 TB y una batería de 4.000 mAh con soporte para Quick Charge 3.0. Todo lo anterior corre bajo Android 9.0 Pie con una ligera capa de personalización de LG.

¿Dos es mejor que una?

Al igual que ocurrió con el V50 ThinQ, el G8X ThinQ cuenta con un accesorio que integra una segunda pantalla que se conecta vía USB-C. LG ha actualizado esta versión de la Dual Screen para hacerla más funcional.

De entrada puede extender algunas aplicaciones, utilizarse como control virtual de videojuegos o girarse 360 grados para cubrir la parte trasera. La segunda pantalla tiene una resolución Full HD, el mismo ratio y curiosamente, el mismo notch de gota.

El LG G8X ThinQ parece ubicarse como una alternativa a los teléfonos con pantalla flexible, solo que valiéndose de un accesorio y sin arriesgar la integridad de la marca ante un posible fallo, como ocurrió con el Galaxy Fold.

LG anunció que su G8X ThinQ estará disponible durante el último trimestre del 2019 a un precio por confirmar.