– Sep 9, 2019, 16:03 (CET)

¿Está mejor preparado Disney+ para el enfrentamiento entre plataformas streaming? Todo parece suponer que sí

Walt Disney Company tiene una larga experiencia en batallar con la competencia en cualquier ámbito y vencerla, algo que parece demostrar la agresiva estrategia de venta del servicio streaming de la casa. Con un catálogo que explota las mitologías modernas y un precio por debajo de la línea de rentabilidad, Disney+ parece decidida a convertirse en la primera opción de los suscriptores.

La compañía del ratón Mickey lleva casi un siglo triunfando a través de una agresiva estrategia de promoción, venta y explotación de la nostalgia que le convirtió en la compañía de entretenimiento más grande de la historia. Ahora, en medio de la batalla de los canales de streaming, demuestra otra vez que tiene la audacia suficiente para luchar en un terreno por completo nuevo con enorme habilidad. Hacerlo, además, con la suficiente eficacia y conseguir un triunfo resonante en lo que parece ser un enfrentamiento directo entre la cada vez más creciente oferta de canales. Para bien o para mal, Disney utilizará toda su experiencia en relaciones públicas, venta y mercadeo, para crear una opción imbatible de cara a la competencia cada vez más complicada entre plataformas online.

¿Posee Disney mejores recursos para sobrevivir a una feroz competencia en un terreno virtualmente desconocido para la empresa? Es la pregunta que se formulan buena parte de los analistas financieros y del mundo del entretenimiento, desde que la compañía anunció su intención de participar el creciente mercado de servicios streaming.

A eso hay agregar el hecho que ya no se enfrentará solo a los pioneros y gigantes del área como Netflix, HULU y Amazon Prime, sino también a los recién llegados WarnerMedia y NBCUniversal, cuya oferta incluye un robusto catálogo de material original y también, de una colección de lo mejor del séptimo arte y el mundo seriéfilo. ¿Qué puede ocurrir en medio de un enfrentamiento directo entre los diferentes servicios? ¿Quién gana y quién pierde al momento que las variadas posibilidades de suscripción obliguen al público a tomar decisiones específicas sobre el servicio que desea contratar?

Disney y sus mejores armas

Según un estudio llevado a cabo por la empresa de investigación y consultoría del comportamiento del consumidor Langston Co y que Variety publicó hace unos días, Disney+ tiene todas las posibilidades de convertirse no solo en la opción primaria para buena parte de los clientes de suscripción sino, además, en ser una eficaz competencia directa contra canales mejor posicionados y mucho más antiguos en el gusto del público.

Según el análisis, el hecho que el canal por suscripción incluya sagas de enorme arraigo popular como Star Wars o la franquicia Marvel, además de manejar material original de Lucasfilm y Pixar, le permitirá conservar y heredar los vínculos directos del público con películas y personajes de considerable popularidad, lo cual podría traducirse como un éxito inmediato de su plataforma streaming.

Además, según Langston Co., Disney+ ofrece una mejor relación precio/ contenido que el resto de la competencia, lo que se hizo evidente con el paquete de oferta de lanzamiento del canal: con sus US$7 al mes o US$70 al año, se convierte en uno de los servicios más económicos del mercado. A este precio excepcionalmente bajo, hay que añadir la que ofrecerá por tiempo limitado al Club Oficial de Fans de Disney, que podrá realizar un pago de US$140.97 al suscribirse por tres años, lo que se traduce en US$46.99 al año y US$3.92 mensuales.

¿Cómo puede interpretarse un costo tan bajo por una oferta de catálogo tan variada? Hay que recordar que la gran mayoría del contenido que ofrecerá el canal, proviene no solo de estudios Disney sino, además, de las franquicias añadidas con el paso del tiempo en su agresiva política de expansión. Se trata, además, que tendrá la ventaja de origen de disponer de una considerable cantidad de material por el que no tendrá que pagar costos de uso, distribución o que pertenezcan a otras empresas o estudios. De modo, que puede permitirse tener un precio de suscripción muy bajo — al menos durante su lanzamiento — que asegure al menos una suscripción temporal del potencial cliente.

Según los estudios realizados por Langston Co., un considerable número de hipotéticos televidentes, consideraron que la relación entre el precio de la plataforma y el contenido, es mucho mejor en el caso de Disney que en el resto de las opciones de compra, lo que proviene por supuesto, de la espectacular campaña de marketing que ha desplegado para mostrar las bondades de su plataforma. Desde la asistencia a todo tipo de convenciones de fanáticos, hasta el anuncio de sus series originales basadas en éxitos taquilleros, la compañía utiliza el mismo método de comercialización que usa en sus parques de entretenimiento, que disfrutan de la publicidad expeditiva de sus marcas, películas y franquicias más famosas en pantalla.

Se trata de una competencia, además, que basa su efectividad en la capacidad de mostrar más y mejor material, mientras el resto de los canales intentan demostrar una oferta a futuro aún por concretar y basada en material ya existente. Por ejemplo, HBO MAX de WarnerMedia fue noticia por incluir la serie Friends en su catálogo, de la misma manera que NBCU contará con The Office. No obstante, las noticias del resto de las opciones de catálogos de ambos canales siguen siendo imprecisas y cuando no, bastante vagas, en contraposición a las producciones ya en marcha que ofrece Disney+.

Los datos del estudio de Langston Co., se basan en una encuesta online realizada entre 1250 adultos norteamericanos, en edades comprendidas entre los veinticuatro y cincuenta y cuatro años, una franja de usuarios que compartirán la mayoría de los servicios streaming tanto actuales como los que se integrarán en la oferta durante los próximos dos años. No se trata de un estudio definitivo —después de todo, omitió a Apple TV+— ni tampoco la probabilidad que el cliente pueda combinar distintos servicios pero, aun así, es obvio que Disney tiene todas las posibilidades de ganar dentro de una batalla estratégica en la que de entrada, tiene mejores armas.

“Es probable que los servicios combinados funcionen bastante bien”, indicó Spencer Imel, director de Langston Co., que considera además, que el venidero canal streaming está mucho mejor preparado que la competencia la rápida fragmentación del mercado. “Disney está más adelantado que las otras compañías de medios para lidiar con la incertidumbre”, insistió el analista. Lo que deja claro que la venidera competencia, no solo abrirá la posibilidad que los canales de streaming deban reinventarse al ritmo de las exigencias de la audiencia, sino que Disney+ tiene mejores recursos para hacerlo.

¿Eso anuncia un éxito definitivo para Disney+? Solo queda esperar a noviembre, cuando el venidero canal mostrará todas las posibilidades que puede ofrecer.