Con el paso del tiempo, los ordenadores de tipo all-in-one –o "todo en uno", en castellano– se han convertido en una de las opciones más interesantes para múltiples profesionales y usuarios particulares. Estos reúnen, en un único objeto, la pantalla y los diversos componentes de un ordenador (CPU, almacenamiento, etc.), simplificando enormemente el setup y la instalación.

Ahora, el fabricante norteamericano Dell busca darle una vuelta de tuerca a este formato con el nuevo Optiplex 7070 Ultra, que toma como base el concepto all-in-one pero, en lugar de situar los componentes tras la pantalla, los desplaza hasta la peana del monitor.

Esta disposición facilita la retirada y el reemplazo de los componentes en caso de rotura o actualización del equipo, lo que se traduce en un ahorro de tiempo y costes para el propietario. Además, al hacer uso del estándar VESA, el futuro comprador puede adherir el monitor que se ajuste a sus necesidades, independientemente de si ha sido fabricado por Dell.

La compañía norteamericana ofrece diversas configuraciones del Optiplex 7070 Ultra. La más poderosa de todas incorpora un procesador Core vPro i7 de Intel, 64 GB de memoria RAM y 1 TB de almacenamiento SSD. El equipo no cuenta con una unidad de procesamiento gráfico dedicada, aunque Dell señala que el hardware existente puede nutrir, de forma simultánea, hasta tres pantallas de 27 pulgadas.