Autor: Oriana Linares

Actualmente, la mayoría de los tratamientos contra el cáncer, ya sean hormonales o por radiación, tienden a atacar al organismo como un todo. Esto debido a que los compuestos presentes en cualquiera de estos no son capaces de establecer una diferencia entre las células cancerígenas y las normales.

Por ello, la gran mayoría –por no decir todos– tienden a desencadenar efectos adversos en el organismo que pueden deteriorar aún más la salud de los pacientes. Ahora, nuevas investigaciones han permitido que descubramos nuevos modos de acercarnos a este problema.

En el 2015, ya una investigación había surgido sobre la posibilidad de utilizar microburbujas de oxígeno para transportar tratamientos anticancerígenos de forma segura por el organismo. Ese fue publicado en la US National Library of Medicine y dio pie a la posibilidad de que un nuevo experimento pudiera conducirse en el 2019.

Una investigación que abre nuevos horizontes

El nombre de la investigación más reciente que ha tocado este tópico es “Entrega de minicírculos de ADN mediada por microvesículas resulta en una dirección efectiva de la terapia de genes enzimática de cáncer con profármacos”. Para llevarla a cabo, fue necesario probar la utilidad de dos canales para transportar por el organismo las enzimas capaces de atacar a las células cancerígenas.

Con esto en mente, probaron sobre una población de ratones con cáncer de mama, cómo evolucionaba el medicamento según la vía de aplicación. En un caso, esta fueron los plásmidos, mientras que en el otro se trató de los minicírculos de ADN.

Los resultados tan impresionantes como contundentes de esta investigación se presentaron en AACR Journals en la sección Molecular Cancer Terapeutics. Las primeras noticias de la misma las recibieron en marzo de este año, pero su corrección final y posterior publicación se dieron meses más tarde, a finales de agosto.

¿Podrían las nano-burbujas ser la respuesta?

Los investigadores descubrieron que el transporte de los medicamentos a través de los microcírculos de ADN fue 14 veces más efectivo que con los plásmidos. Asimismo, notaron que este sistema permitía no solo interceptar sino matar una gran cantidad de células cancerígenas, un detalle que los plásmidos no consiguieron.

Por si fuera poco, también fue posible comprobar que este método permite dirigir las encimas de tratamiento al área afectada por el tumor. Esto, en tratamientos convencionales sería imposible, ya que por lo general solo el 1% de los medicamentos colocados llega directamente al área enferma.

Sumado a lo anterior, este método también promete ser mucho menos invasivo y dar mejores resultados. Después de todo, usa los canales de distribución y defensa naturales del organismo. Por lo que, las reacciones adversas se reducirían en gran medida y se podría evitar el inconveniente de que el cuerpo rechace los compuestos recibidos y evite que estos funcionen en toda su capacidad.

Referencias:

- Microvesicle-mediated delivery of minicircle DNA results in effective gene-directed enzyme prodrug cancer therapy
- Oxygen carrying microbubbles for enhanced sonodynamic therapy of hypoxic tumours

Este artículo fue publicado originalmente en Tekcrispy