Pese a que Twitter y Facebook están bloqueados en China –como consecuencia de “El Gran Cortafuegos”–, el Gobierno de la nación asiática ha utilizado ambas plataformas para propagar noticias falsas sobre las protestas que estos días se están produciendo en la ciudad de Hong Kong –donde sí funcionan con normalidad ambas redes sociales–.

El objetivo de estos perfiles, según explican Twitter y Facebook en sus respectivos comunicados oficiales, es amplificar el alcance de noticias y contenidos audiovisuales en los que se retratan a los manifestantes como violentos y extremos. Una de las cuentas involucradas, según expone Facebook en su comunicado oficial, incluso llegó a vincular a los protestantes de la ciudad con el Estado Islámico.

En respuesta a estos comportamientos, Facebook ha eliminado siete páginas, tres grupos y cinco cuentas involucradas en esta campaña de desinformación. “Basándonos en una pista compartida por Twitter sobre la actividad que habían detectado en su plataforma, llevamos a cabo una investigación interna”, explica la corporación liderada por Mark Zuckerberg a través de un comunicado oficial. “Las personas detrás de estas actividades intentaban ocultar sus identidades, pero nuestra investigación encontró vínculos con personas asociadas al Gobierno chino”.

Hong Kong
Captura de pantalla publicada por Facebook en su comunicado oficial sobre la propagación de noticias falsas sobre Hong Kong.

Hong Kong
Captura de pantalla publicada por Facebook en su comunicado oficial sobre la propagación de noticias falsas sobre Hong Kong.

Twitter, por su parte, ha desactivado 936 perfiles relacionados con la red de noticias falsas. “Estas cuentas intentaban, específica y deliberadamente, sembrar una discordancia política en Hong Kong”, asegura la compañía a través de un comunicado.

La red social cofundada por Jack Dorsey también ha incorporado en sus condiciones de uso una nueva cláusula que prohíbe a aquellos medios de comunicación financiados por el estado hacer uso de las herramientas de promoción y publicidad desarrolladas por la compañía. Estas publicaciones, por lo tanto, no podrán amplificar el alcance de sus tweets y noticias mediante la promoción (pagada) de los mismos.

Tanto Twitter como Facebook son víctimas de “El Gran Cortafuegos”, una serie de políticas y sistemas tecnológicos que bloquean el acceso a determinados servicios occidentales dentro de la nación asiática. No obstante, Hong Kong, dada su particular condición como excolonia británica adherida a China en 1997, está exento de estas limitaciones. Según eMarketer, en torno a 4,7 millones de personas utilizan Facebook en la isla asiática. Twitter, mientras tanto, es utilizado por unos 448.000 individuos.