El precio del iPhone lleva unos año de escala, y al igual sus prestaciones, el terminal ha ido creciendo en todos sus tiers de precios, por lo que además de los terminales más altos, Apple ha venido sacando al mercado terminales de precio más comedido como el 5c, el SE o el XR,. Estos, aunque siguen siendo de gama alta, tienen un gran éxito en el mercado. Y no se puede imputar su éxito de forma exclusiva al precio, lo cierto es que cada vez que Apple reduce el precio de sus terminales, los mismos son un éxito en ventas.

Por ello, los rumores tras las crisis comercial con china de que el precio del iPhone iba a dispararse por los aranceles, unido a la actual desaceleración de las ventas, podría motiva a Apple a reducir o contener el precio de sus terminales. Bien reduciendo su precio de salida, bien asumiendo el coste de los aranceles para mantener estable el precio.

Al menos así lo apunta el reputado analista de Nikkei Ming-Chi Kuo. Todo parece indicar que aunque la crisis comercial va a aumentar el precio de los terminales vía aranceles, Apple va a asumir ese repunte del coste de cara a sus márgenes del mercado norteamericano para mantener a raya el precio de terminal y no disparar su precio. Ello podría alejar a los consumidores de los tiers más altos y ver en terminales como XR un refugio si el iPhone de próxima generación aumenta significativamente sus precios, lo que no sería nada bueno para el ASP del terminal.

Lo mismo sucedería con el resto de dispositivos de Apple. Además, el desplazamiento de la producción de algunos de sus productos fuera de China podría también mantener estables los precios al desaparecer la incertidumbre de un posible aumento arancelario, mucho más complicado de tener en cuanta a la hora de establecer el pricing de los productos, máxime si se produce tras la salida del terminal.