Justo un año después de que se anunciaran los primeros casos, se calcula que el brote de ébola de la República Democrática del Congo ha enfermado ya a 2.600 personas, de las cuales al menos 1.800 han muerto.

Queda todavía mucho esfuerzo para que pueda anunciarse el fin de este oscuro periodo, aunque al menos los habitantes de este país africano comienzan a ver algo de luz, gracias al efecto de dos fármacos cuyos resultados están siendo muy prometedores. Se trata de REGN-EB3 o mAb114, dos compuestos desarrollados en Estados Unidos, cuyas tasas de supervivencia en los primeros ensayos han sido notablemente mejores que las del medicamento más efectivo del que se disponía hasta el momento. La mortalidad sigue siendo alta, pero al menos con estas nuevas armas los casos con diagnóstico temprano pueden tratarse de una forma mucho más efectiva.

https://hipertextual.com/2019/06/nuevo-brote-ebola-congo-deja-menos-1300-muertos

Nuevas armas en la batalla contra el ébola

Todo empezó en 2014, después del inicio del anterior brote del virus, que desde entonces y hasta 2016 acabó con la vida de 11.000 personas.

Este drama sanitario llevó a la compañía farmacéutica estadounidense Regeneron Pharmaceuticals Inc. a ponerse manos a la obra en busca de un fármaco que permitiera reducir la mortalidad de la enfermedad, que normalmente se encuentra en torno al 50%, pero puede variar en diferentes brotes.

Para ello los científicos se dividieron en varios equipos. Uno se encargó de desarrollar líneas celulares para realizar las primeras pruebas, otro hizo lo propio con un modelo de ratón y, para terminar, un tercer grupo se encargó de formular 1.000 posibles candidatos a drogas. De todos ellos, al final se seleccionaron tres, cuya mezcla ha dado lugar a REGN-EB3, según ha explicado a Bloomberg el vicepresidente ejecutivo de investigación y desarrollo de la compañía, Neil Stahl.

https://hipertextual.com/2019/07/emergencia-ebola

Paralelamente, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos desarrolló mAb114, un medicamento que más tarde se uniría a Regeneron en su propósito de superar las tasas de supervivencia obtenidas con ZMapp, el fármaco de Mapp Biopharmaceutical Inc. que se ha estado administrando hasta ahora a la mayoría de afectados.

Finalmente, durante este brote se ha podido comparar la efectividad de las distintas opciones en un ensayo bautizado como PALM, por las siglas de Pamoja Tulinde Maisha, que significa “juntos salvamos vidas”, en swahili. En él participaron 681 pacientes de ébola, que fueron tratados con los dos nuevos fármacos. Aunque, desgraciadamente, muchos de ellos murieron, las tasas de mortalidad fueron mucho más bajas que anteriormente. De hecho, solo murió el 29% de los tratados con REGN-EB3 y el 33% de los que tomaron mAb114, mientras que la administración de ZMapp suele relacionarse con una mortalidad del 49%.

Los resultados, por lo tanto, fueron muy positivos, y más aún si los pacientes se trataban en las primeras fases de la infección, cuando el virus aún no se ha replicado por todo el organismo y, por lo tanto, la carga viral es baja. En esos casos, el 94% de las personas tratadas con el medicamento de Regeneron logró sobrevivir, de ahí que se haya tomado la determinación de empezar a administrarlo entre los enfermos.

Un brote complicado

El actual brote está teniendo tasas de mortalidad más altas de lo habitual, ya que se trata de un país con un alto índice de violencia y pobreza, que hace más complicado a los pacientes acceder a los tratamientos. Como consecuencia, según el director ejecutivo del Programa de Emergencias de Salud de la Organización Mundial de la Salud, Mike Ryan, la mayoría de ellos mueren en su comunidad, sin haber llegado a recibir ningún fármaco.

Este es un problema que debe solventarse también, pues disponer de medicamentos efectivos no sirve de nada si los enfermos no pueden llegar hasta ellos. Por todo eso es tan importante la ayuda internacional. Este brote está siendo duro de roer, pero la ciencia cada vez aporta mejoras herramientas para combatirlo. Ojalá pronto pueda anunciarse su fin.

👇 Más en Hipertextual