¿Quedamos para ver una película o una serie? ¿En tu casa o en la mía? ¿Y por qué no en ambas? Si no puedes organizar una maratón de cine o series en tu casa o simplemente tus amigos viven lejos de ti, gracias a internet es posible organizar una fiesta virtual donde hablar y ver una película aunque cada uno esté delante de su ordenador.

No importa que no podáis quedar en persona por la distancia o porque no tengáis un lugar de reunión. Si cada uno tiene su propio ordenador, asunto resuelto. Kast hace de salón virtual donde reunirte con tus amigos para hablar y compartir una película, un programa de televisión o incluso podéis ver partidas de videojuegos. Es más, es posible hasta realizar videollamadas con varias personas conectadas a la vez.

Disponible para instalar en Windows y macOS, Kast permite crear espacios virtuales de hasta 100 participantes. Hay salas de cine que no admiten tanto público. Por un lado, podremos interaccionar unos con otros como en cualquier sala de chat al uso: mediante mensajes de texto, conversaciones de voz o incluso videollamadas.

Pero el punto fuerte de Kast es la posibilidad de emitir un vídeo por internet o compartir una partida de videojuego en la que pueden participar varios miembros de ese grupo de chat. Todo ello sin necesitar una conexión excesivamente potente. Según sus responsables, el consumo de banda ancha es de unos 3 MB/s por vídeo. Por ejemplo, si en pantalla estamos viendo cuatro vídeos a la vez, de una videollamada o partida compartida, estaremos consumiendo 12 MB/s. En cuanto al audio, el consumo es de 100 KB/s por conversación.

En público o en privado

Para usar Kast deberemos descargar la app para Windows o macOS, instalarla y luego iniciar sesión con la cuenta que habremos creado previamente o que crearemos en ese momento.

A partir de ahí, para preparar nuestra fiesta virtual, crearemos un grupo donde entrarán las personas que invitemos. Los grupos pueden ser públicos o privados. En el primer caso, claro está, puede entrar cualquier usuario de Kast, ver el vídeo que estamos compartiendo, escribir un comentario… En el segundo caso, solo podrán entrar quienes sean invitados. Como curiosidad, cuando creas una nueva cuenta, se crea también un grupo privado que podemos dejar en blanco o usar como canal privado para invitar a nuestros amigos.

Siendo más concretos, para invitar a alguien a tu canal deberá ser miembro de Kast, es decir, estar registrado. Así podrás encontrar a tus contactos y enviarles el enlace del grupo donde vas a compartir la película que vais a ver o donde vais a realizar una videollamada de grupo.

Otro detalle de Kast es que se lleva bien con aplicaciones externas. Por ejemplo, si optas por una videollamada con varios de tus amigos, instalando la app Snap Camera de Snapchat podrás usar sus filtros y disfraces virtuales.

Potr otro lado, Kast permite ir por libre y buscar usuarios o canales, entrar en canales públicos y conocer gente nueva, como cualquier otro servicio de chat, con la particularidad que tenemos servicios añadidos como ver partidas en directo, series o películas.

Kast funciona principalmente desde sus aplicaciones para Windows y macOS, si bien en el futuro habrá disponibles versiones para iPhone y Android. En cuanto a la versión Web, solo sirve para los espectadores que sean invitados a un grupo, y se recomienda usar desde Google Chrome.