Desde el lanzamiento de la NES mini, la fiebre de las consolas retro en miniatura no ha cesado. Aunque ninguna ha gozado del éxito de esta, lo cierto es que independientemente de su éxito en el mercado se trata de una alternativa muy interesante para rememorar grandes títulos del pasado de una forma sencilla. Todo ello sin necesidad de recurrir al abultado mercado de los juegos del pasado cuyos precios no están al alcance de muchos. Son varias las propuestas de las grandes distribuidoras y de terceros en este mercado, pero en definitiva cada una de ellas se trata de una experiencia única que vuelve locos a los fanáticos de los videojuegos que no quieren rebuscar en el desván los títulos de su infancia.

La NES Mini, consola más vendida de junio en Estados Unidos

De esa infancia, uno de los máximo exponentes del mercado de las consolas de sobremesa es la Mega Drive, que llegaba al mercado en el otoño del 88 –dos años después para los europeos–. Se trata de una de las consolas más queridas para el actual público adulto porque supuso la inmersión de títulos de gran calidad en una época en que todavía quedaba mucho camino por delante para que las consolas fuera el pan de cada día. Para muchos, la Mega Drive fue uno de los mejores recuerdos del incipiente mercado masivo de videojuegos, una fase precursora que llegaría mucho antes del boom de PlayStation y justo después de que las primeras propuestas de los videojuegos conectados al televisor empezasen a entrar en los hogares.

Han pasado 30 años desde entonces, por lo que parece el momento justo de que su versión mini, con una lista de títulos seleccionados, haga acto de presencia del mismo modo que la Nintendo o la PlayStation. En síntesis, la idea tras la Mega drive Mini es idéntica a cualquiera de las propuestas que ya han pasado por nuestras manos. En todos los sentidos.

Aquí, la diferencia reside en la lista de títulos que incluye la consola y, aunque desde cualquier punto de vista sea un acierto, aquí entra las nostalgia de cada cual, y es algo en lo que nunca nos podremos de acuerdo. Lo que falta para alguno, sobra para otro, por lo que el valor que cada uno le dé la lista de títulos de SEGA dependerá del pasado. Porque con las consolas mini todo depende del pasado. Aunque nostros no hemos echado de menos ninguno en la prueba que nos ha ofrecido su compañía, lo cierto es que como en el caso del resto, nos gustaría que incluyese una opción para añadir más en el futuro. Esta es la lista oficial de juegos que incluye la SEGA Mini:

- Sonic the Hedgehog - Street Fighter II: Special Champion Edition - Ecco the Dolphin - Ghouls ‘n Ghosts - Castlevania: The New Generation - Alex Kidd in the Enchanted Castle - Space Harrier 2 - Story of Thor - Shining Force - Golden Axe - Dr. Robotnik& Mean Bean Machine - Phantasy Star IV: The End of the Millennium - ToeJam & Earl - Sonic the Hedgehog Spinball - Comix Zone - Vectorman - Altered Beast - Wonder Boy in Monster World - Gunstar Heroes - Tetris - Castle of Illusion - Darius - World of Illusion - Virtua Fighter 2 - Thunder Force III - Alisia Dragoon - Super Fantasy Zone - Monster World IV - Shinobi III - Kid Chameleon - Streets of Rage 2 - Road Rash II - Earthworm Jim - Eternal Champions - Sonic the Hedgehog 2 - Columns - Probotector - Dynamite Headdy - Landstalker - Strider - Mega Man: The Wily Wars - Light Crusader

Como decíamos, cada uno tendrá que valorar si la lista -bastante abultada- le merece o no la pena, pero desde ya te anticipamos que todos los títulos incluidos tienen gran personalidad y supusieron un antes y un después para muchos jugadores. En cuanto al funcionamiento en sí, lo cierto es que funcionan de maravilla, todos, y lo único que se puede achacar es que la versión de la Mega Drive mini solo incluye tres botones principales en el mando. Sí, la versión de seis botones es posterior a la original, pero lo cierto es que en algunos juegos como Street Fighter se echa algo de menos.

Los títulos -todo ellos- incluyen un sistema de guardado integrado en la consola tremendamente fácil de usar, por lo que el progreso de nuestros juegos está garantizados, y todos tienen sus textos traducidos al español. Además, la Mega Drive mini incluye algunos detalles muy interesantes. Aunque por defecto el catálogo de juegos se muestra en el clásico grid de carátulas, podremos cambiar la vista a modo estantería, lo que ordenará los juegos mostrando solo el lomo de su caja. Es tremendamente original y está muy bien conseguido -también con las portadas japonesas-.

En general, los detalles están muy bien cuidados, y aunque la consola es tamaño mini -un poco más grande que un iPhone XS Max y un un 55% más pequeña que la original-, lo cierto es que el mando tiene el tamaño completo. Es, de hecho, de los más cómodos dentro del catálogo mini y sus materiales están bien conseguidos. El cable del mismo es lo suficientemente largo para jugar con total comodidad y se conectan a la consola mediante un USB que simula el conector de los mandos originales de SEGA. Y sí, la edición que llega a España tiene el diseño de la versión, más sobria y algo menos colorida que la consola japonesa original.

El control de los juegos es muy bueno, y no hemos echado nada en falta de nuestros recuerdos del pasado. Quizás, y esto no tiene que ver con la consola en sí, algunos controles son algo toscos por cuestiones de cómo han evolucionado los videojuegos, como el movimiento vertical en Streets of Rage 2 o el desplazamiento por las escaleras en Castlevania, pero son cuestiones menores de esos juegos que les aportan personalidad, y al fin y al cabo la consola retro busca ser lo más parecido posible a la versión original de los 90.

Aunque cada cual tendrá que valorar si su catálogo merece la pena, lo cierto es que nuestra primera toma de contacto es suficiente como para saber que la SEGA Mega Drive mini es una compra imprescindible para todos los amantes de los videojuegos clásicos de SEGA. Además de una pieza de coleccionista muy interesante para todo aquel que vea en este tipo de consolas retro una oportunidad única para ampliar su colección de videojuegos, o para realizar un viaje al pasado del entretenimiento electrónico.

La consola llegará a las tiendas en otoño, aunque ya se puede reservar en sitios como Amazon.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.