Luego de revelarse que Google escucha las conversaciones de sus usuarios a través de Home y Assistant, la empresa reveló que dejará de hacerlo, siguiendo las indicaciones de un órgano regulador de Alemania.

De acuerdo con un documento publicado por el Comisionado de Hamburgo para Protección de Datos y Libertad de Información (HmbBfDI), Google ha sido sometido a un procedimiento administrativo en el que se le prohibirá llevar a cabo evaluaciones de sus asistentes de voz por empleados de la compañía o terceros.

El HmbBfDI ha tomado esta decisión luego de que se conociera que contratistas y empleados de la tecnológica escuchaban las conversaciones con Google Assistant y Google Home, obteniendo en algunos casos, datos sensibles de las personas debido a una activación no autorizada por medio de los comandos habituales.

El órgano regulador determinó que Google no podrá evaluar sus asistentes por un periodo de tres meses, con el fin de proteger la privacidad de los usuarios durante ese tiempo. El Comisionado de Hamburgo se ha apegado a una directiva de la GDPR en la que un estado miembro puede tomar medidas en su territorio para salvaguardar los derechos y libertades de las personas.

La medida es temporal

Google ha declarado que respetará la pausa de tres meses y que ya se puso en contacto con las autoridades de protección de datos de Hamburgo para evaluar el modo como realizan las revisiones de audio. La tecnológica indica que escuchar las conversaciones ayuda a que los sistemas de reconocimiento de voz incluyan más acentos y dialectos diferentes en todos los idiomas.

No asociamos clips de audio con cuentas de usuario durante el proceso de revisión, y solo realizamos revisiones para alrededor del 0,2% de todos los clips

Anteriormente, Google había dicho que se asocian con expertos lingüistas de todo el mundo para mejorar la tecnología de voz transcribiendo un pequeño conjunto de palabras. El escándalo se desató luego de que un contratista violara las políticas de seguridad al filtrar datos de audio holandeses.

El reporte inicial menciona al menos 153 clips, producto de una activación errónea, en los que se encuentran datos personales de los consumidores, y en algunos casos, grabaciones de personas que parecían estar sufriendo violencia.

Johannes Caspar, Comisionado de Hamburgo para Protección de Datos, dijo que el uso de los asistentes de voz debe cumplir con las normativas del GDPR, y en el caso del Google Assistant, hay dudas considerables de esto.