– Ago 8, 2019, 16:00 (CET)

El incombustible universo del ‘Doctor Who’ llega a HBO MAX bajo una cuidada estrategia de WarnerMedia

La clásica serie Doctor Who es el nuevo objeto del deseo en medio de la guerra de los canales de stream. HBO MAX acaba de adquirir los derechos de transmisión de las once temporadas de la decana de las series de ciencia ficción a BBC America, además de asegurarse la número 12 una vez que la haya emitido el canal de cable. La noticia resulta un golpe bajo para Amazon Prime, que hasta tenía los derechos exclusivos del clásico británico. ¿Qué tan importante es la estrategia de WarnerMedia?

La batalla entre los canales stream se hace cada vez más compleja, sobre todo por el considerable número de nuevos actores que intervienen en ella: con la llegada de Disney Plus, NBC Universal y WarnerMedia, la competencia es mucho más encarnizada y parece dirigida a disputarse los íconos de la cultura pop. El más reciente movimiento lo ha hecho HBO MAX, al obtener los derechos de transmisión de buena parte de las series de BBC America, incluyendo la emblemática Doctor Who.

Hasta ahora, el clásico formaba parte del catálogo de Amazon Prime, que logró reunir bajo una única plataforma las once temporadas de la serie. Se trató de un golpe de efecto que cautivó a la numerosa y leal base de fanáticos del célebre show británico. De acuerdo a información de CNN, Doctor Who se sumará al catálogo de Amazon MAX desde el primer día de su lanzamiento, en algún momento de la primavera del 2020.

Con el movimiento, HBO MAX lleva a cabo una maniobra idéntica a la de Netflix en sus comienzos y sin duda, con las mismas intenciones: utilizar la serie para apuntalar su popularidad con un resultado casi instantáneo. El éxito de la cadena stream brindó un renovado impulso a la serie británica y la convirtió en un curioso fenómeno de audiencia y sintonía.

El acuerdo entre ambas cadenas solo incluye las temporadas de la llamada era moderna de la serie, a las que se añadirá cualquier otra que transmita BBC América en el futuro. Para satisfacción de los fanáticos acérrimos, HBO MAX tendrá disponible los episodios que trajeron de vuelta al show a la pantalla chica en el año 2005, en los que el actor Christopher Eccleston encarnó al noveno doctor y que tuvo a Russell T. Davies como Showrunner.

La negociación no incluye ninguna de las temporadas clásicas, lo que indica que BritBox — del grupo BBC e ITV —  continuará siendo el hogar del Doctor Who de 1963 a 1989.

La historia de una caseta azul

El 23 de Noviembre de 1963, la BBC estrenó Doctor Who a pesar que el día anterior el mundo se había sacudido con el asesinato de John Fitzgerald Kennedy y no estaba de ánimo para asombrarse con la rara historia de un viajero del tiempo a bordo de una cabina telefónica. Pero la cadena televisiva se atrevió a hacerlo: Una decisión que vista a la distancia, fue un considerable riesgo. Después de todo, las tristes noticias que viajaban desde el otro lado del océano no parecían coincidir con el tono travieso y levemente profano del nuevo show, que durante meses había aguardado por su estreno en medio de dudas e incertidumbres acerca de su éxito. Inglaterra no atravesaba tampoco un buen momento: una serie de apagones asolaban el país y un aire de pesimismo llenaba la programación de la pantalla de televisión, quizás un reflejo del ánimo general.

El resultado sorprendió a todos: Doctor Who no solamente se convirtió en un éxito inmediato sino que su fama, cimentó un tipo de percepción sobre la Ciencia Ficción que hasta entonces había sido desconocida en la televisión mundial. Y lo hizo gracias a la sabia combinación entre lo entrañable y lo cotidiano, con el añadido de cierta estética rudimentaria e incluso barata.

Cinco décadas después y convertida en decana del género de ciencia ficción, Doctor Who continúa incombustible no solo como propuesta sino también, en toda su solidez institución británica.

Doctor Who engloba lo mejor de lo que la ciencia ficción puede ser: la serie narra las aventuras de un misterioso personaje que atraviesa el Universo conocido en una TARDIS (Time and relative dimensions in space) en una lucha contra alienígenas y demás habitantes de la tercera dimensión y sobre todo, contra la malvada raza de los Daleks. Lo hace además, interactuando como puede y siempre que puede con un mundo se transforma a su alrededor, que se hizo más rico, variado e insólito a medida que la serie fue encontrando su tono y sobre todo, su manera de comprender a la Ciencia Ficción como reflejo de su época.

Como fenómeno local que es, a la serie le llevó esfuerzos conquistar adeptos fuera de las fronteras británicas. Solo tres décadas después de su llegada a la pantalla chica, logró un tibio éxito en países como España, Francia e incluso Dinamarca. Resultó inevitable: Doctor Who nació en plena década de los años sesenta, en una época donde la televisión europea enfocaba esfuerzos en diversificarse en lugar de ampliar su rango de alcance. En la actualidad, Doctor Who continúa siendo puro entretenimiento con un objetivo claro: elaborar una historia sencilla encarnada por un personaje de enorme carisma, que conquistó — y seguramente conquistará — a varias generaciones de fanáticos.