Sabemos que Project Scarlett será presentada en sociedad el año que viene, tras confirmar Microsoft su asistencia y dar más que algún detalle sobre las especificaciones técnicas de la misma, al igual que hizo Sony con la futura PS5. No obstante, los de Redmond dejaron claro que solo veríamos una consola en la próxima generación, pero eso no quiere decir que la compañía no se haya guardado un as bajo la manga.

Lo que está claro es que xCloud será una de las apuestas más fuertes de la compañía. Microsoft quiere hacer del streaming el centro de su futuro de videojuegos y no solo atarlo a la consola, puesto que el enfoque inicial es que los jugadores puedan disfrutar de sus juegos en cualquier sitio, sea móvil, consola o PC. Una propuesta similar a Stadia en concepto pero diferente en cuanto a ejecución.

Por todo ello, las sospechas iniciales de que íbamos a ver varias consolas de Microsoft empezaba a hacer agua. Por un lado, si funciona en cualquier soporte, ¿para qué complicarse lanzando varias consolas cuando xCloud funciona en cualquier dispositivo? Lo cierto es que hay algunas voces contradictorias en este respecto. Por un lado tenemos los recientes reportes que apuntan que si bien veremos una consola de Microsoft enfocada al streaming y a la descarga digital, esta sería algo más recortada en prestaciones. Pero en algo que no encaja en la narrativa ni en el historial previo de la compañía.

Ahora con los rumores en la mano, todo parece indicar que sí veremos varias opciones en la próxima consola de Microsoft, pero en cuanto a potencia o posibilidades, por lo que la apuesta inicial apunta a que tendría que ver con una estrategia similar a la seguida con Xbox One S: ofrecer una consola completa (Scarlett) en lanzamiento, y lanzar más tarde otra sin lector de CD enfocada a la descarga digital y al streaming, pero idéntica en prestaciones. Una suerte de versión slim de nueva generación.

Sea como sea, parece que la apuesta de Microsoft por la nueva generación es especialmente potente: desde la compra de un buen número de estudios para asegurarse en catálogo de exclusivos a la altura, hasta la plataforma de streaming más polivalente de todas las del mercado.