Samsung sigue avanzando en su hoja de ruta hacia procesadores con una miniaturización cada vez menor. Si bien todavía en los smartphones de 2019 todavía no trabajan sobre procesadores de 7 nanómetros, Samsung avanza en los procesos subsiguientes. La próxima parada de la industria serán los 5 nanómetros, y Samsung ya ha certificado sus heramientas para su proceso 5LPE –de 5 nm Bajo Consumo Temprano, en inglés–.

Es una meta común con otros founders, como TSMC, que esperan tener en funcionamiento nuevas plantas de producción de chips en este nodo de fabricación tan pronto como el próximo año. Por la parte de Samsung, espera invertir el equivalente a un total de 4.615 millones de dólares en esta planta, que será finalizada este mismo 2019.

El proceso 5LPE es una miniaturización del EUV –Ultravioleta Extremo–, que se espera que Samsung utilice en su próximo proceso en 7 nanómetros, 7LPP. De momento ha sido puesta a prueba en los núcleos Cortex A53 y A57, de bajo consumo.

En estas se ha comprobado que el 5LPE tiene hasta un 25% mayor "eficiencia lógica", permitiendo hasta un 20% de ahorro energético sumado a una mejora del rendimiento del 10% si lo comparamos con los chips fabricados en 7LPP que todavía estan por llegar.

Recordemos que los recientes Galaxy S10 de Samsung funcionan sobre los Exynos 9820. Estos están fabricados en lo que Samsung llama "8 nanómetros", que es aparentemente una mejora cuantitativa sobre el proceso anterior todavía basado en 10 nanómetros, pero no llega todavía completamente desarrollado en un proceso nuevo como sí lo es el de 7 nanómetros.

Samsung ha presentado esta semana sus previsiones de resultados financieros para el segundo trimestre de 2019, reduciendo sus beneficios en más de la mitad respecto al mismo periodo de 2018. Recordemos que Samsung es un fabricante de electrónica, en cuyo portafolio tiene una presencia enorme el negocio de los semiconductores. Estar bien posicionada ahí es crucial para la marca a largo plazo.

👇 Más en Hipertextual