No está siendo el año de Deliveroo. Eso es un hecho. Mientras Glovo se ha librado, de momento, de las sanciones legales por la cuestión de los riders, los cuales han determinado que no existe relación laboral entre unos y otros, la cuestión no ha caído del mismo lado desde el punto de vista de la compañía británica.

Hace apenas un mes, un juzgado de Valencia obligaba a Deliveroo a reconocer a 97 riders como empleados. Según la justicia, la obligación a cumplir ciertos horarios, normas de conducta o la vestimenta fueron determinantes para posicionarse a favor del colectivo de repartidores.

Ahora, la justicia de Madrid ha hablado y se posiciona como una de las granves victoria para el sector, después de la de Valencia. ¿Los motivos? Los mismos que en la sentencia valenciana. La justicia ha determinado que, desde Deliveroo, se ha organizado y dirigido al colectivo de mensajeros. De esta manera, el Juzgado de los Social número 19 se ha posicionado a favor, y de forma contundente, de la investigación de la Seguridad Social a los casi 100 trabajadores de la compañía implicados. Tras la Inspección de Trabajo realizada por la administración a los 500 riders, la justicia se ha posicionado a su favor afirmando que no cumplen con las características de los autónomos, asumiendo una situación de laboralidad. Esta sentencia, de hecho, ha marcado un antes y un después en el sector delivery.

En dicha inspección efectivamente parecen autónomos, pero el control de la marca, aplicación y la información dependiente de ella, obliga a los riders a rendirse a las necesidades y normas de la entidad. Así como, una vez aceptado un pedido, los repartidores deben someterse a una estricta metodología de trabajo dictada por la propia compañía. Igualmente, el hecho de que las propinas de los riders también fuesen gestionadas por una de las filiales de Deliveroo solo ha hecho más que sumar puntos a la sentencia.

De momento, y ante una compañía ya habituada a estos procesos legales, habrá que esperar a un muy seguro recurso de la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. De volver a perder este juicio, Deliveroo se vería en la obligación de contratar a los repartidores, y abonar las cuotas pendientes a la Seguridad Social.

👇 Más en Hipertextual