Parrot, por medio de un portavoz, comunicó a The Verge que han abandonado los drones de juguete de manera definitiva: "Parrot detuvo la producción y desarrollo de cualquier drone, excepto el ANAFI y sus variaciones". Si bien la compañía francesa suspendió la venta directa de los Mambo y Swing, agregan que probablemente algunos minoristas todavía tengan unidades en existencia. Seguirán respetando su garantía y brindando soporte.

No es el único fabricante importante que se ha despedido, de alguna manera, del mercado de drones de consumo. A principios del año anterior, GoPro hizo lo propio para enfocar sus esfuerzos únicamente en las cámaras compactas. Claramente ambas empresas fueron superadas por el máximo exponente de la industria, DJI, que actualmente ofrece aeronaves para todo tipo de público, tanto para usuarios entusiastas como para el sector profesional.

De hecho, la propia Parrot había anunciado en 2017 su intención de abandonar la competencia directa con DJI en los drones de consumo. El siguiente camino era centrarse en aeronaves para las empresas, pero la nueva estrategia tampoco está dando los resultados esperados, pues en 2018 los ingresos del fabricante disminuyeron un 28% en comparación con los del año anterior.

Los franceses aseguraron que experimentarán con otro tipos de drones muy pronto, aunque no quisieron revelar más información al respecto. Los ANAFI seguirán a la venta para intentar competir contra los productos de DJI —Mavic—, sin embargo, es probable que su destino sea el mismo que el de los drones de juguete si las ventas no cumplen las expectativas.