Realme –submarca de Oppo centrada en terminales de gama de entrada– ha presentado su nuevo terminal: Realme 3i. Centrado en la gama de entrada, apuesta por un diseño novedoso con marcos reducidos y un notch con forma de gota.

Pequeño pero matón

Con un ratio del 88,3 % –digno de un gama alta–, el nuevo Realme destaca por su increíble frontal, en el que predomina una pantalla de 6,22 pulgadas con resolución HD+, tecnología IPS y protección Gorilla Glass 3. Sobre él, además, se sitúa una cámara frontal de 13 megapíxeles con una apertura f/2.0.

La parte trasera, acabada en plástico, cuenta con un diseño que imita al diamante y provoca un efecto gradiente de colores. Además, en la misma, podemos encontrar el lector de huellas dactilares y una doble cámara de 13 megapíxeles con apertura f/1.8 y 2,4 megapíxeles con apertura f/2.4. Ambas hacen uso de algoritmos de IA para enriquecer la imagen. También ofrecen la posibilidad de disparar en modo noche.

En el interior se encuentra un Helio P60, entre 3 y 4 GB de RAM –depende del modelo–, 32 o 64 GB de almacenamiento (ampliables con microSD) y una batería de 4.230 mAh.

Un gama de entrada superior

Pese a ser un terminal destinado a la gama de entrada, el Realme 3i es un candidato excelente a ser uno de los mejores en su segmento. Con un precio de 103 euros al cambio, estará disponible en tres acabados: Diamond blue, Diamond Black y Diamond Red.

Por el momento solo estará disponible en el mercado asiático, pero se espera que este modelo llegue a Europa este mismo verano. De ser así, competirá de tú a tú frente a su principal rival: el Redmi 7A. Un terminal con un rendimiento y precio similar que ya está disponible en España a través de la operadora Movsitar.

👇 Más en Hipertextual