Autor: Alberto Iglesias
Conseguir un éxito cinematográfico no es sencillo. Conseguir que una saga se convierta en algo épico, en parte del imaginario colectivo generación tras generación, es misión casi imposible. Y, sin embargo, algunas de estas colecciones de películas consiguen sobrevivir durante décadas reinventando sus propias dialécticas.

Una de ellas es 007, una mítica serie de cintas basadas en los libros de Ian Fleming y que Albert R. y Barbara Broccoli han sabido convertir en auténticos taquillazos. Películas en las que más allá de los tiros, las intrigas entre Reino Unido (como exponente dle mundo occidental libre) y sus oponentes (URSS, organizaciones terroristas, medios de comunicación malévolos, etc.), hay muchos más elementos icónicos.

Algunos de ellos son los personajes recurrentes como M (el jefe -o jefa- del MI6) o Q. Este último goza de un protagonismo inusitado a raíz de los importantes avances tecnológicos que 007 ha ido usando en cada una de sus aventuras. A continuación resumimos algunos hitos de innovación en los que James Bond se ha adelantado a sus tiempos.

Propulsores

Operación Trueno' es una de las películas más míticas de la saga 007, protagonizada por el que seguramente está considerado como el actor que mejor encarnó el papel del agente secreto por excelencia, Sean Connery. En esta cinta, de 1965, se mostraba ya uno de los dispositivos más futuristas de esta colección de cintas de acción: un propulsor de espalda.

Con este artilugio (que volvería a verse en 'Muere otro día'), 007 conseguía escapar de su gran enemigo, Spectre, volando por los cielos. Lo que de aquella parecía ciencia ficción, hoy en día es relativamente común como una forma de ocio en muchas playas y, también, está considerada como una alternativa de movilidad de futuro que nos permitirá aligerar el tráfico incesante de las ciudades del mañana.

Coches conectados y autónomos

Los coches conectados y autónomos son una de las tendencias más en auge de estos tiempos, con millones de automóviles con conexión a Internet ya rodando por nuestras carreteras y la previsión de que en menos de una década veamos vehículos sin conductor copando las vías.

En 007, estas tendencias llevan siendo una realidad desde hace bastante tiempo. Son numerosos los casos en que los flamantes deportivos de lujo que conduce 007 son capaces de llegar a su ubicación de forma completamente autónoma. Pero quizás el caso más paradigmático sea el que vimos en 'El mañana nunca muere', cuando Pierce Brosnan dirigía su BMW 750 iL desde el asiento trasero en plena persecución, directamente desde su teléfono, como si de un videojuego se tratase. Como curiosidad, ese móvil también tenía algunas funcionalidades que hoy son muy habituales, como un lector de huellas dactilares.

Relojes muy completos

Si los coches son uno de los elementos más icónicos de la saga 007, los relojes no se quedan atrás. Objeto de numerosos contratos de patrocinios, lo cierto es que estos accesorios en la muñeca del agente secreto por excelencia son mucho más que un mero instrumento para consultar la hora.

Hemos visto a James Bond usar su reloj como teléfono para comunicarse con sus compañeros, como GPS e incluso como un sensor del pulso cardíaco. Ejemplos claros de ello son el reloj-láser de Pierce Brosnan en 'Goldeneye' (1995) un reloj-impresora o el ya mencionado pulsómetro conectado de Daniel Craig en 'Casino Royale' (2006), aunque en este último caso hablamos de un móvil con esta capacidad, que hoy en día disfrutamos en muchos de los smartwatches disponibles en el mercado.

Coches híbridos para tierra y mar

Este cuarto elemento de la selección quizás es el más futurista o el que menos culminación en la vida real ha tenido. Nos referimos a los vehículos híbridos, capaces de circular tanto por tierra como por agua.

Esta clase de dispositivos los hemos visto en varias ocasiones, aunque las más famosas fueron en 'La espía que me amó' (1977), cuando Bond conducía un Lotus Esprit podía rodar en ambos entornos, y la lancha híbrida de 'El mundo nunca es suficiente', que Pierce Brosnan dirigía por el Támesis y las calles de Londres con total normalidad.

Gafas inteligentes

Aunque Google fracasó estrepitosamente con sus Glass, lo cierto es que la idea de dotar de capacidades avanzadas a las gafas viene de lejos y, especialmente, a raíz de la película 'El mundo nunca es suficiente' de 007. En esa ocasión, este dispositivo es usado por Pierce Brosnan para ver en rayos X a sus oponentes, descubriendo sus armas ocultas bajo la ropa.

Estas gafas inteligentes son usadas por el agente secreto británico en otras muchas películas, en otras ocasiones también como cámara remota.

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider

👇 Más en Hipertextual