Huawei habría ayudado en secreto a Corea del Norte en el desarrollo de su infraestructura de telecomunicaciones 3G, según se ha revelado este lunes a través de informaciones publicadas por el diario The Washington Post (paywall).

Apuntando a filtraciones, contratos y diversos documentos aportados por un antiguo empleado de Huawei, el citado medio apunta a un acuerdo entre la tecnológica asiática y la firma estatal china Panda International Information Technology de una duración de ocho años, durante los cuales habrían colaborado para hacer posible el desarrollo de la mencionada infraestructura junto a la empresa norcoreana Koryolink.

Las dos primeras firmas habrían exportado tanto hardware como software para crear dicha red, la cual ha sido criticada en numerosas ocasiones por el control gubernamental y la capacidad de espionaje hacia los usuarios que se infiere en ella.

Con el foco en las sanciones

Las noticias llegan en un momento en el que el futuro comenzaba a antojarse algo más brillante para Huawei después de que durante las últimas semanas la situación que impedía a la firma realizar tratos comerciales con otras empresas de Estados Unidos parecía haberse relajado. Los nuevos datos, no obstante, vuelven a elevar las cuestiones en relación a la compañía china y el posible incumplimiento de las sanciones estadounidenses hacia el comercio con Corea del Norte en las que pudiera haberse incurrido.

Desde Huawei niegan, en declaraciones a CNBC, y en presente, tener relaciones con Pyongyang, aunque no han desmentido contratos pasados ni la información publicada por el citado medio:

Huawei no tiene presencia comercial en la República Popular Democrática de Corea.

Huawei está totalmente comprometida a cumplir con todas las leyes y regulaciones aplicables en los países y regiones donde operamos, incluidas todas las leyes y regulaciones de control y sanción de las exportaciones de las Naciones Unidas, los Estados Unidos y la UE.