Autor: Adrián Francisco Varela
Desde enero de este año, los datos fiscales de los anfitriones de todas las plataformas de alquiler de alojamiento turístico alternativo están en poder de la Agencia Tributaria. ¿De todas? No, el portal de origen holandés Booking se ha resistido a compartir con Hacienda la información de sus usuarios. Pero, al parecer, esa resistencia está a punto de ser vencida.

El próximo miércoles 24 de julio acaba el plazo para que los propietarios de alojamientos registrados en Booking respondan al requerimiento de la plataforma para presentar sus datos, que serán posteriormente compartidos con Hacienda, según Cinco Días. En total, el principal rival de Airbnb cuenta con unos 410.000 alojamientos turísticos alternativos registrados.

En concreto, los clientes de Booking tendrán que dar a conocer quién es el titular de la vivienda que se alquila, su referencia catastral, el dinero percibido por su alquiler y el número de días que ha sido ocupada. Todo ello, para que la plataforma pueda elaborar el modelo 179 de la Agencia Tributaria para cumplir con sus obligaciones fiscales.

Vigilando los ingresos por alquiler para evitar el fraude

De hecho, esta recogida de información forma parte de una campaña de la Agencia Tributaria contra el fraude fiscal en el alquiler turístico no convencional, que se inició hace 2 años con un proceso similar a la plataforma Airbnb. Desde principios de año, estas plataformas, salvo Booking, han cedido sus datos y el fisco ha cambiado el foco hacia sus usuarios.

Así, en la pasada campaña de la Renta, Hacienda recordó a los propietarios de viviendas de alquiler turístico que si no incluían sus ingresos en la declaración serían sancionados. La multa en estos casos suele ser equivalente a los ingresos recibidos, más un recargo de entre el 50 y el 150%, dependiendo de la gravedad de la falta.

El diario económico del Grupo Prisa asegura que Booking ha enviado esas peticiones a los propietarios de viviendas que se alquilan en su plataforma a lo largo de todo el mes y está intentando concluir el proceso "a marchas forzadas". En caso de que los usuarios no respondan a tiempo, advierte de que podría llegar a dar de baja los anuncios de sus alojamientos.

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider

👇 Más en Hipertextual