¿Qué hacen un escritor francés, un personaje de Friends y un mago de El Señor de los Anillos cantando el tema de Star Wars? Puede sonar a chiste, pero no lo es. En realidad tampoco es del todo correcto, pues Zola, Janice y Gandalf son tres focas grises (Halichoerus grypus). Pero sí, cantan el tema de Star Wars. Y también Campanitas del Lugar.

Todo esto es el resultado de un estudio llevado a cabo por científicos del Scottish Oceans Institute (SOI), en el que analizan la capacidad de estos animales para aprender sonidos que normalmente no utilizan y convertirlos en melodías o incluso vocablos, similares al habla humana. Este tipo de investigaciones ya se habían llevado a cabo previamente en otros mamíferos marinos, como orcas y belugas, pero en ningún caso habían concluido algo tan emocionante como lo que han observado en estas tres focas cantoras. Y es que, al analizar la estrategia empleada para reproducir los sonidos que se les enseñaban, comprobaron que utilizaban las mismas estructuras de la laringe que nosotros. Este es un hallazgo de gran importancia, pues nos puede ayudar a comprender mejor nuestro propio sistema de vocalización, algo que resulta esencial en el desarrollo de estrategias para ayudar a personas con problemas en el habla.

https://hipertextual.com/2019/02/usb-foca

Nota a nota

Para la realización del estudio, publicado recientemente en Current Biology, se empezó por alojar a sus tres protagonistas junto a otras focas en las instalaciones de mamíferos marinos de la Universidad de St Andrews. Allí, se observaron desde su nacimiento, con el objetivo de estudiar paso a paso tanto su comportamiento como el desarrollo de sus habilidades comunicativas y su repertorio vocal.

Una vez establecidos cuáles eran sus sonidos “naturales” se procedió a entrenarlas para que pronunciaran otros más musicales o similares a los vocablos humanos. Se empezó poco a poco. Primero se les enseñó a repetir sonidos de su propio repertorio, pero justo después de que se les mostraran. Una vez llegados a este paso, empezaron a ser adiestradas para repetir nuevas vocalizaciones, con diferentes formantes, que son bandas de frecuencia propias del habla humana.

Se necesitaron numerosos intentos para que lo lograran, pero finalmente pudieron copiar secuencias cortas de sonidos, algunos procedentes de fragmentos de melodías, como el tema de Star Wars. Además, Zola consiguió reproducir hasta 10 notas de Campanitas del Lugar. Lógicamente, la entonación no es perfecta; pero, como ha explicado en un comunicado de prensa unas de las autoras del estudio, la bióloga Amanda Stansbury, al no ser sus sonidos típicos, lo que logran es impresionante.

Pero si hay algo realmente emocionante en este estudio es que sean capaces de imitarnos utilizando las mismas estructuras que usamos nosotros. Gracias a ello, se obtiene información sobre cómo las habilidades vocales están influenciadas por la genética y el aprendizaje y, lo que es mejor, se abre un camino para mejorar los tratamientos establecidos para los trastornos del habla. Es verdad que su voz no es especialmente angelical, como la de algunos humanos, pero tampoco difiere demasiado de ciertos individuos que se pueden ver y escuchar en los karaokes del mundo. Y ellas al menos pueden ayudarnos a comprender mejor cómo hablamos. No está nada mal.