Desde el fin de la publicidad en RTVE, el organismo de televisión pública ha tenido una forma diferente de financiación. Entre ellas, más allá de la asignación de los presupuestos generales del estado, se impone una suerte de tasa a las cadenas privadas dependientes de empresa como Atresmedia o Mediaset que va directamente a sostener parte del funcionamiento de la radio televisión pública.

https://hipertextual.com/2019/06/mas-20-000-cristianos-piden-netflix-que-cancele-good-omens-amazon-prime

Ahora, el Gobierno de España ha elevado a consulta pública un cambio regulatorio con el que busca que las compañía de streaming también paguen una tasa para financiar la radio televisión pública. De esta forma, Netflix, HBO, Filmin, Amazon Prime, Rakuten, Sky y el resto de operadoras que se sumen en el futuro (como Disney o Apple) también paguen dicha tasa.

Hay que tener en cuenta que las operadoras de telefonía, que ofrecen contenidos televisivos, como Movistar, Vodafone y Orange también pagan ese tributo, por lo a día de hoy solo quedan fuera de estas listas las OTTs de streaming. Aplicar este tipo de tasa también al streaming igualaría la situación de mercado que ahora solo pagan unos pocos pese a que compitan en el mismo campo.

No están muy claros los detalles del porcentaje que compañías como Netflix, HBO, o Amazon Prime tendrían que pagar, ya que la horquilla que maneja a día de hoy el gobierno está entre el 0,85 y el 1,35 de los ingresos anuales, como apuntan en El Confidencial. Se trata en todo caso de algo que viene de Europa dentro de una directiva de la Comisión Europea sobre telecomunicaciones que define mejor la consideración de “operadores de servicios de telecomunicaciones” que son los que pagan esa tasa.

Sea como sea, ni las operadoras ni las compañías privadas de tv han estado históricamente a favor de esa tasa, por lo que se espera que las OTTs también recurran el asunto si acaba implantado, como ya lo hicieron las operadoras, que ya las recurrieron al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) y al Tribunal Supremo, que avaló la imposición de esta tasa en el pasado.