Aprovechando la fiebre que se vive por el E3 2019, Samsung anunció un nuevo monitor para videojuegos. Conocido como CRG5, este modelo cuenta con una pantalla curva de 27 pulgadas con soporte para tecnología G-Sync de NVIDIA.

Entre sus especificaciones encontramos un panel curvo con tecnología VA que ofrece una tasa de refresco de 240 Hz, resolución Full HD (1920 x 1080 px) y un tiempo de respuesta de 4 ms. En términos de conectividad se ofrece un puerto DisplayPort 1.2, dos entradas HDMI 2.0 y un conector de 3.5 mm para audífonos.

El Samsung CRG5 no apuesta por el mercado de los eSports. La tecnología VA de la pantalla ofrece un mejor contraste y profundidad que los paneles TN o IPS, sin embargo viene acompañada de un tiempo de respuesta mayor. Con esos 4 milisegundos, el nuevo monitor curvo de la surcoreana no va dirigido al segmento de jugadores competitivos.

Samsung ha optado por este tipo de paneles VA en sus monitores gaming, como el CJG5, anunciado a mediados de 2018. La novedad es que ahora integra la tecnología G-Sync de NVIDIA que se deshace del molesto tearing al jugar a una tasa alta de cuadros por segundo (fps).

A diferencia de los monitores con AMD Freesync que ha lanzado Samsung en el pasado, el CRG5 no requiere una tarjeta de video compatible, ya que G-Sync se encuentra integrado en el hardware del monitor y no depende del GPU para el proceso de escalado de fps. La desventaja es que los monitores con G-Sync son más caros que aquellos con Freesync.

Aquellos con presupuesto ajustado que cuenten con una GPU de la serie GTX 10 o RTX 20 de NVIDIA podrán optar por un monitor con Freesync, ya que el fabricante anuncio hace unos meses soporte para algunos modelos por medio de una actualización de software.

Samsung reveló que el precio de su nuevo monitor CRG5 será de 399 dólares y se venderá en julio. De momento no hay detalles respecto a su disponibilidad en España o México.