Samsung y AMD han anunciado un acuerdo multianual mediante el cual ambas trabajarán juntas para posibilitar que las gráficas de la segunda llegan a los procesadores móviles de la primera, desligándose de esta forma la tecnológica surcoreana de ARM, de quien obtenía hasta ahora las licencias para su apartado gráfico. Así lo han anunciado las dos firmas este lunes mediante un comunicado.

"Nuestra asociación con AMD nos permitirá ofrecer productos y soluciones gráficas innovadoras al mercado para las aplicaciones móviles del futuro", han asegurado desde Samsung. Con ello se espera que la firma ofrezca unos SoC más capaces en este apartado que puedan suponer una competencia más directa para Qualcomm, quien actualmente lidera con holgura en el segmento de dispositivos móviles con unos de sus procesadores en su interior.

El retorno de AMD

Este acuerdo supone la vuelta de AMD al segmento móvil tras haber vendido en 2009 su división dedicada a este respecto a Qualcomm. Lo hace en un momento donde la firma se encuentra plenamente asentada en otras líneas de mercado y con una empresa que lidera la industria móvil en cuanto a volumen de dispositivos comercializados, algo que podría haber cambiado este año si los últimos acontecimientos no hubieran puesto a Huawei en una posición más que complicada para continuar vendiendo terminales al ritmo que lo llevaba haciendo hasta ahora.

"Esta asociación estratégica ampliará el alcance de nuestros gráficos Radeon de alto rendimiento en el mercado móvil, expandiendo significativamente la base de usuarios de Radeon y el ecosistema de desarrollo", expresan desde AMD. No se sabe cuándo comenzaremos a ver los resultados de esta unión aplicados de manera efectiva en un producto final, pero lo que queda patente es la enorme importancia que esto puede tener para el futuro de ambas compañías.