Cada que una nueva consola de videojuegos está por lanzarse, los rumores suelen centrarse en su poderío gráfico. La PlayStation 5 no es la excepción, y el dato más reciente tiene que ver con su poderío visual, del que se dice, sería cercano a lo que ofrece una NVIDIA RTX 2080.

El rumor proviene de APISAK, quien usualmente ofrece datos confiables de hardware en su cuenta de Twitter. En el caso del PS5, el conocido filtrador ha revelado datos de un supuesto benchmark que se hizo a uno de los kits de desarrollo de la consola de Sony, que cuenta con un chip propietario de AMD.

En una serie de tuits, APISAK ofrece las cifras obtenidas en 3DMark Fire Strike de Gonzalo, nombre clave que tendría el APU de AMD que se integra en la PlayStation 5, y que la ponen como una consola cuatro veces más potente que la PlayStation 4 y casi a la par de una de las GPUs más poderosas del mercado: la GeForce RTX 2080 de NVIDIA.

Las calificaciones de Fire Strike para Gonzalo y su comparativa con las GPUs que se encuentran en el mercado son las siguientes:

  • PlayStation 4 (modelo base) - Aproximadamente 5.000
  • GeForce RTX 270 - 18.103
  • Radeon RX Vega 64 - 19.200
  • GeForce GTX 1080 - 19.370
  • Gonzalo (PlayStation 5) - Más de 20.000
  • GeForce RTX 2080 - 21.892

Las cifras son interesantes, sobre todo sabiendo que la GeForce GTX 1080 sigue siendo una de las mejores GPUs que existen para jugar a 4K hoy en día.

Un rumor difícil de creer

APISAK anticipa que no está 100% seguro de que se trate de la APU de la PlayStation 5, aunque confía en que sí se trata de uno de los prototipos del chip que se encuentran en un kit de desarrollo.

Valdría la pena tomarse esto con calma. A pesar que el filtrador ofrece información confiable y muchas veces acertada, el equiparar la próxima consola con una de las GPUs de tope de línea es algo que ya ocurrió con las consolas de generación actual, que apenas alcanzaron el rendimiento de una tarjeta gráfica de gama media.

Otro dato a considerar es que podría tratarse de un prototipo del APU de la consola, algo que no necesariamente tendría que ser idéntico a la versión final. A más de un año de su lanzamiento, puede que existan cambios, y es por eso que tanto Sony como Microsoft no dieron datos concretos del hardware que tendrán sus próximas consolas.