Nvidia anunció que ofrecerá soporte para la arquitectura ARM a partir del próximo año, con el fin de acelerar la implementación de su tecnología en supercomputadoras con procesadores de bajo consumo de energía.

Lo anterior fue confirmado por Jensen Huang, CEO de Nvidia, quien dijo que pondrá disponibles sus kits de desarrollo de software, compiladores y bibliotecas CUDA-X, entre otras cosas, a la empresa británica ARM en 2020.

De acuerdo con Huang, las supercomputadoras de hoy en día se han visto limitadas por el consumo de energía. Con el soporte para ARM, de quien dice "diseña la arquitectura de CPU con mayor eficiencia energética del mundo", esto representa un paso hacia adelante en los planes de Nvidia, quien apuesta por los computadores de alto rendimiento (HPC).

Con esto, la empresa estadounidense ya soporta las tres arquitecturas principales: x86, IBM Power y ARM. Actualmente el terreno de las HPC es dominado por la arquitectura x86. Es justo este mercado al que está apuntando Nvidia, quien desde hace tiempo dejó de enfocarse solo en GPUs para aplicaciones gráficas y ahora destina gran parte de su presupuesto a poderosos chips que impulsan supercomputadoras enfocadas a inteligencia artificial.

Uno de los primeros ejemplos de este soporte se verá en la supercomputadora Fugaku, desarrollada por el instituto de investigaciones Riken, en Japón. De acuerdo con su director, Satoshi Matsuoka, la Fugaku contará con tecnología de ARM y será capaz de realizar un trillón de operaciones por segundo.

Vale la pena mencionar que esta no es la primera vez que vemos soporte de ARM con tecnología Nvidia. Los chips Tegra están basados en arquitectura ARM y han sido aplicados en teléfonos móviles, robots, drones, consolas de videojuegos como la Nintendo Switch y en diversos portátiles Chromebook.

Nvidia dijo también que ARM proporciona una arquitectura abierta para la supercomputación. Parece ser que con el empuje de ambas empresas, la arquitectura x86 tendrá un futuro complicado, sobre todo en el terreno de los computadores de alto rendimiento.