Microsoft lleva al menos un par de años desarrollando conceptos de dispositivos plegables y con dos pantallas bajo la línea de dispositivos Surface. Ahora, según publica The Verge, fuentes internas afirman que los de Redmond han comenzar a enseñar un nuevo dispositivo internamente. Al menos en un evento enseñó un prototipo con doble pantalla a sus empleados, los que tuvieron la oportunidad de hacer "largas colas" para echar un vistazo al próximo hardware bajo la marca Surface.

El interés de Microsoft por los nuevos formatos no es ninguna sorpresa. Hace ahora un año conocíamos Andromeda, un pequeño plegable de dos pantallas con el tamaño suficiente como para llevarlo en un bolsillo, al que dieron carpetazo para centrarse en formatos más grandes y compatibles con la experiencia de su sistema de escritorio.

En su lugar, fue el proyecto Centaurus el que recogió el testigo de este tipo de formatos y acumula un par de años en desarrollo, con un tamaño mucho más cercano al tablet. El pasado diciembre mostraron un prototipo que empezaron a desarrollar de la mano de Intel y con el heredero de Windows Core OS, lo que internamente se conoce como Windows Lite. Esta versión sería más limitada –o ligera– y estaría especialmente enfocada a los dispositivos con dos pantallas como este.

Dispositivo plegable de Intel
Copper Harbor, de Intel. The Verge

En una primer momento, Windows Central afirmaba que este desconocido nuevo proyecto de Microsoft estaba proyectado para su aparición durante el otoño de 2019, al cual ya nos acercamos. Desde The Verge dan una horquilla algo más amplia, apuntando a los próximos seis meses.

Es quizá por ello que los equipos estén conociendo cuales son las características de un nuevo tipo de formato llamado, al menos, a probar suerte. Entre ellos destaca el intento de Asus con su recientemente presentado ZenBook Pro Duo, con una segunda enorme pantalla táctil que amplía las capacidades de la principal.

Estos dispositivos recogen la idea de Project Courier, quien hace una década y en pleno 2009 ya jugueteaba con una segunda pantalla que permitiera reducir el tamaño de un dispositivo una vez plegado. Tras el fiasco de Samsung con el Galaxy Fold y con Huawei en un K.O. técnico de cara a próximos productos que alarguen la estela del Mate X, surge una buena oportunidad para Microsoft de abrirse un espacio en este nuevo formato al que parece que nos aproximamos inevitablemente.

Y de paso, exploran en terreno en formatos más compactos que el portátil tradicional, donde Apple les está plantando batalla con el progreso de la productividad en el iPad. Se trata además de un momento inmejorable en materia de hardware, ahora que los procesadores de bajo consumo de Intel en 10 nanómetros están, al fin, llegando a sus primeros clientes.