La guerra comercial entre Estados Unidos y China está afectando severamente a Huawei. Desde Washington acusan a la corporación china de espionaje, lo que ha derivado en última instancia en un veto por parte de la administración Trump. La medida influye notablemente en las operaciones de la compañía, pues impide a todos los proveedores estadounidenses continuar haciendo negocios con Huawei sin una autorización previa del Gobierno.

Entre esos partners se incluye Google, quien tendrá que dejar de colaborar con Huawei en el desarrollo e implementación de ciertos componentes relacionados con Android (como Google Play Services). Sin embargo, este no es el mayor de sus problemas, pues su fundador y jefe ejecutivo, Ren Zhengfei, asegura que, debido al veto, sufrirán perdidas por valor de 30.000 millones de dólares en los próximos dos años.

Esta tormenta, no obstante, parece no estar afectando en exceso al negocio de redes de la compañía, pues, según Ryan Ding (alto ejecutivo de la compañía), Huawei es responsable de dos tercios de las redes 5G comercializadas fuera de China, su país natal.

La compañía cuenta actualmente con más de 50 contratos comerciales en países como Finlandia, Corea del Sur, Reino Unido o España. En el país peninsular, de hecho, Vodafone ya ha lanzado comercialmente su servicio 5G, el cual hace uso de equipamiento de Huawei. Actualmente se puede disfrutar de dicho servicio en quince ciudades de la geografía española: Madrid, Valencia, Barcelona, Málaga, Sevilla, Bilbao, La Coruña, Zaragoza, Pamplona, Santander, Vigo, Vitoria, San Sebastián, Gijón y Logroño.

En una entrevista con Hipertextual, José María Álvarez-Pallete (presidente ejecutivo de Telefónica) advirtió sobre las consecuencias de un veto generalizado a Huawei:

Si hay un veto generalizado y hay que dejar de trabajar con Huawei, habrá que sustituir los equipos ya instalados y buscar otros suministradores para los equipos del futuro. Si todos los operadores de telecomunicaciones lo hacen a la vez es evidente que se provocará un retraso en el despliegue del 5G en todo el mundo

Pese a las medidas del Gobierno estadounidense, varias empresas tecnológicas se han mostrado en contra de estas medidas abusivas. De hecho, algunas compañías estadounidenses continúan vendiendo componentes a Huawei, según The New York Times. El diario norteamericano, que cita como fuente a cuatro personas relacionadas con el sector, asegura que Intel y Micron –dos de los fabricantes de chips más importantes de Estados Unidos- habrían eludido el veto de Trump.

Desde el periódico explican que, pese a ser empresas estadounidenses, los componentes suministrados a Huawei estarían fabricados fuera de los Estados Unidos, por lo que quedarían fuera del veto. Esta maniobra ha sido apoyada por el presidente de Semiconductor Industry Association (SIA), John Neuffer, el cual reconocía que "algunos artículos pueden suministrarse a Huawei de acuerdo con la Entity List y las regulaciones aplicables".