Una de las grandes preocupaciones cuando llegamos a una ciudad que desconocemos es si los taxis que nos encontremos serán de fiar. Aunque estos pueden ser ya concertados a través de las aplicaciones o cuentan con una ruta en GPS a la vista, no siempre es así y queda espacio a la duda de si nos puede estar dando un rodeo para aumentar la facturación.

Con su última actualización, Google Maps puede ser de gran ayuda en el seguimiento del recorrido para avisarnos en caso de que se produzca un desvío importante del camino más directo. Así, además del reciente velocímetro que nos da la velocidad a la que se está desplazando el vehículo, que llegaba tras añadir aviso de radares fijos, la nueva versión nos dice también cuándo el vehículo se ha desviado al menos 500 metros de la ruta principal.

De momento, esta característica está disponible en algunos países, como India, donde la han visto activada. Se encuentra al buscar un trayecto y bajo la misma pestaña que da acceso a la opción de compartir la ruta en directo con los nuestros contactos. Es probable que, como ocurre normalmente, el despliegue de esta versión sea escalonada y no tarde en llegar.

Google Maps es, cada vez más, el epicentro de los servicios localizados de Google. Asume un papel central dentro de la plataforma en la que no sólo se da información de servicio público, como los horarios e incluso los propios desastres naturales, sino donde hacer negocio y eliminar intermediarios. A través de Maps se pueden contratar taxis, patinetes eléctricos y, ahora también, comida a domicilio.

👇 Más en Hipertextual