Si el calendario habitual se mantiene, Samsung anunciará una nueva generación de la familia Galaxy Note a lo largo del mes de agosto. En esta ocasión, se espera que la compañía surcoreana presente dos variantes de su teléfono, una estándar, bautizada como Galaxy Note 10, y otra más avanzada, cuyo nombre sería Galaxy Note 10 Pro.

El medio especializado Pricebaba y el popular leaker Onleaks han publicado una serie de renders e imágenes sobre este segundo modelo, mostrando el posible diseño del equipo y algunas de las características técnicas que le diferenciarían de la versión estándar.

En la región posterior se encuentran cuatro cámaras, entre las que se incluiría un ToF que facilitaría la medición de distancias. El conjunto fotográfico, además, adoptaría una disposición vertical, a diferencia de la horizontal –y centrada– de los modelos previos.

La pantalla se extendería hasta los bordes, contaría con una perforación centrada –frente a la lateral de los Galaxy S10– y haría uso de la tecnología Dynamic AMOLED. El panel tendría un tamaño cercano a las 6,75 pulgadas y, bajo el mismo, se encontraría un lector de huellas dactilares ultrasónico.

El modelo diría adiós, por primera vez desde 2017, al botón Bixby, situado en el lateral de muchos dispositivos Galaxy. También desaparecería el puerto de auriculares, un movimiento que toda la industria ha realizado en los teléfonos de alta gama durante los últimos años.

En el interior del teléfono se encontraría un microprocesador Exynos 9820 –o un Snapdragon 855, dependiendo de la región–, hasta 12 GB de memoria RAM, una batería de 4.500 mAh de capacidad, un sistema de carga rápida de 45 W y un almacenamiento con tecnología UFS 3.0.

Ambos teléfonos, dado el mes de lanzamiento, competirían con la nueva serie Mate de Huawei y la próxima generación de iPhone, que se anunciaría, siguiendo el calendario habitual, entre los meses de septiembre y octubre.