Después de las filtraciones surgidas en los últimas horas, Bungie finalmente ha confirmado la nueva expansión de Destiny 2. Su nombre es Shadowkeep, y nos llevará de regreso a la Luna terrestre, uno de los escenarios más emblemáticos de la primera entrega. Los jugadores deben unirse a la causa de Eric Morn, quien está de vuelta tras haber sido llamada por "inquietantes visiones". El objetivo será eliminar las nuevas amenazas presentes en el satélite natural. Puedes ver el tráiler a continuación.

Por supuesto, Destiny 2: Shadowkeep incluirá nuevas misiones de la historia, equipo, armas, desafíos, una raid y una mazmorra. La expansión se podrá adquirir de manera independiente por 35 dólares o en conjunto con el juego base. Es importante mencionar que el DLC también se podrá comprar en Steam, pues recordemos que la exclusividad en Battle.net se perdió tras el rompimiento entre Bungie y Activision.

Además, el estudio de Chicago confirmó que Destiny 2 tendrá una versión free-to-play: New Light, la cual llegará con las "modalidades fundamentales, actividades, y recompensas". El juego base pasará a ser gratuito, al igual que todos los contenidos lanzados en el primer año.

Se trata del movimiento más importante en la historia de la franquicia, que seguramente sentará las bases para la tercera entrega. Si bien Destiny 2 arrancó con el pie derecho, los siguientes meses comenzó a perder rápidamente su cuota de jugadores activos. La estrategia es recuperarlos y atraer a público nuevo por medio del modelo free-to-play, un modelo que ha resultado ser una auténtica mina de oro para juegos como Fortnite.

Otra de las grandes novedades anunciadas es el soporte para cross-save en todas las plataformas. Es decir, los jugadores podrán acceder a su progreso de Destiny 2 tanto en Xbox One, PC y Google Stadia. PlayStation 4 se les unirá próximamente, según confirmó la propia Sony.