Durante el evento enfocado a servicios del pasado 25 de marzo, Apple anunció, entre muchas otras cosas, la Apple Card, una tarjeta de crédito de la mano de Goldman Sachs y MasterCard, con enfoque en la privacidad, seguridad y facilidad de uso.

No obstante, resulta que esta no es la primera vez que Apple ha pensado hacer algo así. Ken Segall, exdirector creativo de la empresa, compartió en su blog personal una interesante historia de cómo Steve Jobs, en 2004, pensó en lanzar una tarjeta de crédito llamada, sí, Apple Card.

Era el Apple previo al iPhone, una compañía mucho más pequeña, enfocada en las Mac y en el iPod, y que estaba transformando la industria musical de la época. Jobs imaginó una tarjeta que, en vez de dar puntos o millas para viajeros frecuentes, ofrecese música gratis. Las compras generarían lo que llamaron iPoints, intercambiables por canciones en iTunes.

De esa forma, Apple obtendría dinero cada vez que se haga una compra, no solo en el iTunes Store de la época, sino en cualquier transacción. Lo quisieron hacer de la mano de MasterCard pero nunca fue lanzada. Steve Jobs no consiguió los términos y condiciones que quería en la negociación y terminó cancelando el proyecto.

Años más tarde Tim Cook, dirigiendo una compañía muy diferente, muchísimo más grande, logró hacer lo que él quiso con una tarjeta de crédito extremadamente distinta a todo lo que habíamos visto hasta ahora en el mercado financiero. Además, el hacer dinero con cada transacción de un usuario, independientemente de dónde se haga la compra, lo han conseguido desde hace algunos años por medio de Apple Pay.

Seagall también compartió algunos borradores de promos creativas de la tarjeta de crédito ideada por Steve Jobs: