Días atrás se filtró un email de Elon Musk donde aseguraba que estaban cerca de romper el récord de vehículos vendidos impuesto en el cuarto trimestre de 2018 en que consiguieron entregar 90.700 coches. Al ritmo que van, explicó, el segundo trimestre de 2019 venderían aún más

El email, que luego se comprobó era real por diferentes fuentes y empleados de la empresa logró que la acción de Tesla aumentara en 500 millones de dólares y fue una ráfaga de aire fresco entre varias noticias negativas.

Ahora un nuevo email filtrado que fue obtenido por la publicación especializada *Electrek*, Elon Musk asegura que para romper el récord de ventas se deben enfocar en mejorar y acelerar los procesos de entregas de los vehículos, uno de los puntos débiles de la compañía y un cuello de botella para su crecimiento, sobre todo desde que se lanzó el Model 3.

Este es el email completo:

"Aunque la demanda es fuerte, tenemos muchas entregas que hacer y atrasos que recuperar para lograr un trimestre exitoso. A partir de mañana tendré conferencias con los equipos de entregas de América, Asia y Europa cada dos días para entender mejor lo que hace falta para acelerar nuestro ritmo de entregas".

"También necesitamos optimizar el costo de llevar un coche desde nuestra fábrica hasta el cliente. El último trimestre hubieron muchas pagos adicionales para agilizar procesos e ineficiencias de enrolamiento en el proceso de exportanción e importación que llevaron a costos de entrega más altos de lo esperado. Esto hace que sea más difícil lograr que Tesla deje de perder dinero".

"Como expliqué en mi anterior email, si ejecutamos bien, durante el segundo trimestre de 2019 tendremos el récord histórico de más ventas de vehículos ¡y una gran victoria! Muy emocionado de lograr que esto suceda junto a ustedes".

El año pasado Tesla reorganizó el equipo de entregas de la compañía con Kate Pearson, ex-directiva de operaciones y aceleración digital en Wallmart, a la cabeza para dirigir la nueva división.

Pero meses más tarde la compañía revirtió la decisión y volvió a ceder el control de las operaciones al equipo de ventas y Pearson dejó su puesto, aunque nunca hubo anuncio oficial.

Tesla, hasta el primer trimestre de 2018 era una compañía enfocada en fabricar y vender dos coches de muy alta gama, con un costo bastante elevado, el Model S y Model X.

Pero con la aceleración de la fabricación y venta del Model 3, la escala cambió por completo, pasando de fabricar unos cuantos coches a casi mil al día. La logística es extremadamente distinta. Además Tesla es una compañía que sólo hace venta directa, no participa en el modelo de concesionarios como sus competidores y mantienen control completo del proceso, en virtud de ofrecer una mejor experiencia.

El problema es que aún no han encontrado el punto dulce de controlar el proceso de fabricación y venta del coche en su totalidad, crecer de forma tan acelerada y aún así mantener un nivel y estándar alto de calidad en el último punto del proceso: la entrega del coche al cliente.

Esperemos que este email y el hecho que Elon Musk se involucre personalmente en la logística, traiga cambios importantes que mejoren la experiencia de compra de los vehículos de la compañía.