El problema con la lootboxes es un debate abierto en muchos países. Las instituciones europeas están estudiando el asunto, y varios políticos norteamericanos también se han posicionado sobre el asunto. Ahora, y dado que el tema de las cajas de botón con micropagos está alcanzando cotas exponenciales, Google ha dado un paso adelante y obligará a todas las apps que incluyan este sistema de recompensas que incluyan también las posibilidades que tienen los jugadores de conseguir el botón que esconden dichas cajas.

Todo ello ha trascendido por un cambio en las política de la tienda de aplicaciones de Google de las que Android Police se ha hecho eco: "Las aplicaciones que ofrecen mecanismos para recibir artículos virtuales aleatorios de una compra (es decir," cajas de botín ") deben revelar claramente las probabilidades de recibir esos artículos antes de la compra", movimiento interesante que entra en consonancia con las regulaciones de algunos estados, que imponen a las cajas de botín que especifiquen sus probabilidades, como China.

Además, y junto al cambio en las normas, ahora Google obliga a los desarrolladores que determinen el público objetivo para sus aplicaciones, de forma que todas las apps deben estar en línea con las políticas familiares y para todos los públicos de la Store, incluyendo aquellas que también incluyen público adulto, como por ejemplo Fortnite.

De esta forma, Google obliga a todas las apps que vayan dirigidas a niños a limitar el tipo de publicidad que pueden mostrar, añadir advertencias de seguridad a las experiencias de realidad aumentada y divulgar qué tipo de información están recabando sobre los usuarios, en este caso, los menores, así como cumplir reglas más estrictas de la tienda de aplicaciones. Todas las normas deberán de aplicarse a las apps existentes antes de septiembre.