La compañía ha aplicado en numerosas ocasiones diferentes algoritmos para lucha contra el acoso y los comentarios tóxicos en la red social, pero de un tiempo a esta parte le está constando cada vez más, como a la mayoría de plataformas de este tipo, luchar contra las fake news, entre las que se incluyen las noticias falsas y las medias verdades sobre las vacunas.

Una epidemia, la de los antivacunas, que ya causa estragos en estados como el de Nueva York, y que países como Alemania pretenden hacer frente multando a los que no vacunen a sus hijos. El problema de los antivacunas es más grave que otras noticias falsas, como los terraplanistas o los chemtrails, en tanto afectan de forma muy perjudicial a la salud de las personas, algo para lo que Instagram tiene decidido plantar cara.

Por ello, la compañía planea controlar la información falsa contra las vacunas marcándola con ventanas emergentes similares a las que ya utiliza para el contenido relacionado con las autolesiones y el suicido, utilizando inteligencia artificial mediante algoritmos para detectar de forma temprana este tipo de contenidos falsos relacionados con las vacunas.

Tal como apuntan en Buzzfeed News, ya son muchas las plataformas de internet que están luchando contra los antivacunas: YouTube empezó a desmonetizar los videos los videos con contenidos antivacunas, Amazon ha eliminado los documentares relacionados con esta temática de Prime Video, y Facebook confirmó que eliminaría la publicidad relacionado y el contenido sobre "controversias sobre vacunas, a lo que ahora se sumaría el bloqueo de este tipo de contenidos a Instagram.