inversión cultural
– May 13, 2019, 8:00 (CET)

El comercio electrónico y España se desinflan en las inversiones en Europa

30.000 millones de euros en 2.300 rondas. Este es el resultado del total de Europa entre 2016 y 2018. España, por su parte, pierde un 27,6% de sus fondos entre 2017 y 2018 según el informe de Stripe y Tech.eu.

Por segundo año consecutivo, Stripe y Tech.eu se unen para analizar el estado de la inversión en startups en fase de crecimiento en Europa. Por segundo año consecutivo, los datos demuestran que la financiación a estas empresas tecnológicas sigue creciendo en el Viejo Continente. No tanto así para España; aunque las cifras sigan al alza, pero menos que en 2017.

Los datos globales para Europa se encuentra en máximos históricos. Entre 2016 y 2018 un total de 2.300 rondas han logrado levantar 30.000 millones de euros; siendo este último año uno de los más prolíficos. Y, más concretamente, el último trimestre del año pasado con 3.240 millones de euros en operaciones en 239 operaciones.

Los sectores del fintech, medtech, healthtech y el SaaS ocupan, de nuevo, el trono entre los modelos de empresa más atractivos para los inversores. Y de momento, lo que llevamos de 2019, el medtech gana la carrera. Caso curioso, destaca el estudio, es lo que ha ocurrido con el sector del comercio electrónico en Europa. El territorio conocido por sus grandes emprendimientos e inversiones en este mercado se está desinflando. Desde 2016, las inversiones enfocadas a este grupo de negocio han caído de forma paulatina. ¿Los motivos? Life is Growth dedica su análisis a las compañías en fase de crecimiento, las grandes compañías de comercio electrónico en Europa hace tiempo que dejaron esa fase. Los analistas apuntarían, por tanto, a una fase de estabilización del sector en el que los grandes ya han tomado posiciones y los pequeños ya no encuentran ese hueco hasta entonces libre. En otras palabras: madurez en el mercado. En un sector en el que Amazon y Alibaba cuentan con la mayor parte de la cuota, recordemos otros player que han ido tomando posiciones. Vente Privee hasta hace no mucho miraba a España con la idea de comprar y se hacía con Privalia en una de las operaciones más cuantiosas del momento.

Como siempre, el norte se lleva el premio

Ahora bien, dónde se centran todas esas inversiones. La realidad es que en España no hay buenas noticias. Es cierto que 2018 dejó algunas de las mejores cifras en la historia de España; la ronda de 130 millones de Cabify, los 34 millones de Sptahome o los 25 de OnTruck formaban parte de una larga lista de una nueva era para el mercado emprendedor en España. Sin embargo, según el análisis conjunto de Stripe y Tech.eu, estas esperadas macrorondas han olvidado a los pequeño en crecimiento. La inversión en estas compañías alcanza en 2018 los 358 millones de euros, lo que representa un 27,6% menos con respecto a 2017, y lo aleja mucho de los países líderes del entorno. Era, de hecho, unas de las críticas de los inversores sobre 2018. Comentaba Javier Megias, de Startupxplore para Hipertextual, que la mayor parte de los fondos se estaban centrando en una sola empresa. "Los inversores están prefiriendo ir más arriba para bajar el riesgo aunque tengan que pagar más por la entrada. Esto no es malo, pero genera riesgos para las startups porque si en el lado inicial no hay tanto volumen de inversión", añadía.

En este sentido, cabe resaltar el silencio político que los candidatos a la presidencia han tenido sobre el mundo de los emprendedores en, prácticamente, toda la campaña. Un tema, central en anteriores comicios, pasó en 2019 a un segundo plano.

Entonces, si España no es la ganadora en las inversiones, ¿quién consigue el trofeo? A años luz de Estados Unidos y China, este último duplicando al conjunto de la Unión Europea, la realidad es que tampoco hay sorpresas en cuanto a los países que más financiación recaban.

Siendo el fintech uno de los más atractivos para los inversores, era de esperar que Reino Unido estuviese a la cabeza. Aún contando con la presencia de un Brexit cada vez más incierto y prologado en el tiempo, la realidad es que la incertidumbre política ha afectado poco al tono de las inversiones. Ligeramente por debajo de sus resultados en 2017, el año pasado sigue siendo el mejor de todo el conjunto. Para este curso, además, se esperan semejantes resultados. Por su parte, Francia y Alemania siguen superando sus propias marcas con un alto esfuerzo en la inversión en las empresas de fase temprana, seguidas de Suecia. Una estela al gigante británico. que aunque lejos de alcanzar sus resultados, mejoran cada año. ¿Y 2019? Quizá, los rumores del enfriamiento de la economía en el conjunto de países miembro podría empañar ligeramente los resultados para el presente año.