No todo van a ser malas noticias para Huawei, quien lleva siendo atizada de manera constante por todos los costados desde que unos días atrás Estados Unidos prohibiese a la firma comercializar con las empresas del país. La última semana ha estado marcada por desplantes de distintas compañías y organizaciones ubicadas fuera de Estados Unidos, entre las cuales se incluía el de la SD Association, quien regula los estándares de las tarjetas con el mismo nombre.

Ahora la misma organización, de cuya página web desapareció sin previo aviso Huawei como empresa asociada, ha vuelto a listar a la tecnológica asiática, que con ello habría recobrado los derechos que se le atribuían perdidos. Entre ellos se encontraría la posibilidad de hacer uso de lectores de tarjetas microSD en sus dispositivos, uno de los estándares más utilizados por todo tipo de fabricantes en la industria móvil.

A pesar de ello, Huawei comenzó el año pasado a implementar su propio estándar, Nano Memory, en sus terminales de alta gama, algo que podría extender de manera paulatina al resto de líneas de producto con el fin de asegurarse la autonomía en sus operaciones en medio de la convulsa situación.

Un problema menor

Desde luego, la inclusión de nuevo en la lista de la SD Association supone una alegría para una marca que no había cesado de perder apoyos, pero no deja de ser un problema de índole menor en comparación con todos aquellos a los que tiene que hacer frente actualmente. La suspensión cautelar de la relación con ARM, por ejemplo, es mucho más preocupante para la marca por la incertidumbre que proyecta sobre la división de procesadores de la misma.

En cualquier caso, Huawei ya marca su hoja de ruta de cara al futuro más próximo, con un sistema operativo propio llamado Ark OS que llegaría a finales de este mismo año al mercado asiático para dar continuidad a los lanzamientos de sus smartphones. Si se alcanzará un acuerdo con Estados Unidos antes de que llegue esa situación, permitiendo revertir el estado de alerta actual, es algo que aún queda por ver.