Los smartphones y tablets de Huawei y Honor continuarán recibiendo actualizaciones de seguridad y servicios posventa, pese a la suspensión de los negocios existentes entre Google y el fabricante chino. Esta decisión afecta "tanto a los que ya se hayan vendido como a los que siguen estando en stock en todo el mundo", según el comunicado oficial recibido por Hipertextual.

La compañía, por el momento, no ha detallado si los P30 –o cualquier otro producto ya anunciado– fabricados durante los próximos meses contarán con los mismos beneficios que aquellas unidades ya entregadas a los clientes o las tiendas.

La respuesta del fabricante se alinea así con la de Google, quien, a través de un tweet en la cuenta oficial de Android, aseguró que los servicios de la empresa norteamericana continuarán funcionando en los teléfonos ya comercializados:

En el comunicado oficial, Huawei destaca la contribución que la firma china ha hecho en el "desarrollo y crecimiento de Android alrededor del mundo", creando, junto con Google, una plataforma de código abierto "que ha beneficiado tanto a la industria como a los usuarios". Pese a la suspensión de ciertos negocios entre Google y Huawei –condicionada por el Departamento de Comercio de los Estados Unidos–, el fabricante asiático asegura que seguirán "construyendo un ecosistema de software seguro y sostenible para ofrecer la mejor experiencia a todos los usuarios del mundo".

Google no es la única que suspende sus negocios con Huawei

La inclusión de Huawei en la "lista negra" del Departamento de Comercio de los Estados Unidos implica que ninguna compañía estadounidense puede realizar negocios con la firma china sin una autorización previa del Gobierno. En consecuencia, empresas como Intel, Qualcomm y Broadcom también cesarán sus operaciones con Huawei, según señala el diario norteamericano Bloomberg.

La suspensión de los negocios entre Google y Huawei podría tener un fuerte impacto en la división europea de la compañía, que actualmente constituye su segundo mayor mercado. Huawei podrá hacer uso de la plataforma Android, libre y de código abierto, pero tendrá que prescindir de servicios como Google Play Services, Google Play Store, Gmail o YouTube. Esto afectará a la experiencia de uso de sus productos, pues muchas de las funciones presentes en smartphones Android modernos –como Google Assistant– hacen uso de APIs privadas de Google.