De entre todos los anuncios de Android Q que se vieron en Google I/O, hay uno en especial que pasó desapercibido debido a que no se mencionó en la keynote oficial. El modo escritorio será una de las opciones que ofrecerá la próxima versión de Android, y para conocer un poco más de ello, la tecnológica llevó a cabo una sesión para desarrolladores.

Titulada como "Cree aplicaciones para dispositivos plegables, multipantalla y pantalla grande", esta sesión se enfoca en características especiales y consideraciones que deberán tomar los desarrolladores para adaptar sus aplicaciones a este tipo de escenarios en Android Q.

Las apps compatibles con el modo escritorio soportan múltiples instancias y es posible configurarse para que la aplicación corra a la par de otra, sin pausarse, aunque no sea la que se encuentre activa en ese momento.

Otra opción interesante es que las aplicaciones podrán ejecutarse por defecto en la pantalla secundaria, así como también para desplegar el teclado ahí. El modo escritorio de Android Q soportará fondos de pantalla independientes y opciones específicas para un computador, como el puntero del mouse y pantallas flotantes.

Por último y para aquellos que gustan de lanzadores de aplicaciones, Google confirmó que permitirá lanzadores de terceros en las pantallas secundarias.

El modo escritorio como aliado de la productividad

El modo escritorio es algo que diversos fabricantes de teléfonos han explorado. En su momento, Windows 10 para móviles anunció Continuum, una opción para garantizar la experiencia desktop a los Lumia por medio de un dock adicional.

Samsung hizo lo propio con DEX, otro dock que desde la generación del Galaxy S8 permite conectar los terminales Samsung a un monitor y tener una experiencia más productiva. Huawei no se ha quedado atrás, y por medio de un cable HDMI conecta sus móviles a una pantalla secundaria, ofreciendo una experiencia similar a Samsung.

Hasta ahora estas experiencias no han probado ser lo suficientemente robustas como para dejar de lado un portátil y depender al 100% del móvil. El secreto no solo está en el modo como se despliega el escritorio, sino en los pasos adicionales y las aplicaciones que son compatibles para sacarle provecho.

Aquí es donde Google quiere asegurarse que ofrece las herramientas necesarias para conseguirlo. De entrada Android Q ofrecerá un modo escritorio nativo y los desarrolladores tendrán opciones para adaptar y desarrollar sus aplicaciones con el fin de ofrecer una buena experiencia cuando se conecte a un monitor.