Autor: Business Insider Australia

Un adolescente australiano autoproclamado fan de Apple -que no puede ser identificado por razones legales- ha sido declarado culpable de piratear los sistemas de Apple en 2015 y 2017.

El adolescente de 17 años de edad de Adelaida, en Australia del Sur, junto con otro adolescente, hackearon por primera vez ordenador central del gigante tecnológico cuando tenía 13 años de edad y descargaron documentos y datos internos, según la cadena Australian Broadcasting.

El adolescente, a quien se le atribuye un alto nivel de experiencia, creó falsas credenciales para entrar en el servidor de Apple. Su abogado, Mark Twiggs, le dijo al Tribunal de Menores de Adelaida que el adolescente esperaba conseguir un trabajo y que él no era consciente de la gravedad de sus acciones debido a su edad.

"No tenía ni idea de la gravedad del delito y esperaba que cuando se descubriera podría conseguir un empleo en esta empresa", declaró Twiggs, según ABC.

"No sabía que esto iba a conducir a algo más que a un trabajo al final del mismo,[esto] ocurrió en Europa, una persona en un caso similar fue cazada y terminó siendo contratada por la empresa".

El juez le ha condenado a nueve meses de libertad condicional y le ha animado a usar su talento "para hacer el bien".

En 2018, su cómplice en el ataque, que en ese momento tenía 16 años pero ahora tiene 19, también se evitó tiempo en la cárcel y recibió una condena de ocho meses en libertad condicional por el Tribunal de Menores de Victoria.

Según Gizmodo Australia, cuando la policía registró la casa del cómplice, encontraron 90 GB de archivos en una carpeta titulada "hacky hack hack hack". Según The Age, también se jactaba de haber pirateado WhatsApp.

Según el tribunal, Apple no se vio afectada financiera o intelectualmente por el pirateo y los datos de los clientes no se vieron comprometidos. El ataque fue reportado originalmente al FBI, que involucró a la Policía Federal Australiana y arrestó a los dos adolescentes.

El gigante de la tecnología se ha negado a comentar el caso, pero hizo una declaración a Business Insider Australia en relación con el caso del cómplice en 2018.

"En este caso, nuestros equipos descubrieron el acceso no autorizado, lo contuvieron y denunciaron el incidente a las fuerzas del orden.

"Consideramos la seguridad de los datos de nuestros usuarios como una de nuestras mayores responsabilidades y queremos asegurar a nuestros clientes que en ningún momento durante este incidente se han visto comprometidos sus datos personales".

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider