No es la primera compañía que se suma al servicio, y es seguro que tampoco es la última. La nueva incorporación a la familia de Apple es Uber Eats; el servicio de reparto de comida a domicilio de la tecnológica estadounidense se integrará en los veinte países donde opera el servicio a partir de las siguientes semanas.

A través de Face ID o Touch ID, explican en un comunicado de la compañía, se podrán realizar los pagos en Bélgica, Canadá, Francia, Hong Kong, Irlanda, Italia, Japón, Nueva Zelanda, Polonia, Portugal, España, Suecia, Taiwán, Países Bajos, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y Estados Unidos.

Era un paso lógico para la compañía, que es de esperar que pronto se extienda a la versión de patinetes eléctricos, después de que se estrenase la opción en la división de transporte para pasajeros.

Con, prácticamente, todos los bancos ya asociados a la modalidad de pago de Apple; y con los restantes en camino, Uber Eats no es la primera compañía que se apunta a esta opción a través de su aplicación. Comprea, EasyJet, Etsy, Vueling o Zara son solo algunas que, desde hace ya tiempo, se han hecho compatibles con el sistema de pago nativo.