The Long Night, el tercer episodio de la octava temporada de Juego de Tronos, fue disfrutado —y sufrido— por 17,8 millones de espectadores el domingo, convirtiéndose así en el capítulo más visto en la historia de la serie en su primera noche. Su impacto fue tal que generó 7,8 millones de publicaciones en Twitter.

Es importante mencionar que la cifra de audiencia incluye las transmisiones en directo en plataformas de streaming, los canales de HBO y repeticiones. El récord anterior pertenecía al primer episodio de la temporada 8, el cual se estrenó el pasado 14 de abril y alcanzó 17,4 millones de espectadores.

Según los datos de la empresa, 12,02 millones de personas vieron The Long Night en vivo. Sin embargo, en este dato no se logró superar la marca establecida por el último episodio de la temporada 7, mismo que llegó a los 12,07 millones de espectadores en directo.

HBO aclara que aún hay muchas personas que no han tenido la oportunidad de ver la batalla de Winterfell. Por lo tanto, se espera que los números de audiencia tengan un incremento significativo conforme transcurra la semana. En contexto, el primer episodio de la temporada ya fue visto por 38 millones de espectadores.

En caso de continuar con este ritmo, la última temporada no tendrá ningún problema para imponerse ante la séptima, misma que promedió 38,8 millones de espectadores por episodio en todas las plataformas. Por supuesto, todas las estadísticas serían descomunales si se pudieran contabilizar las transmisiones y descargas ilegales.