Un temblor de 6’4 grados de magnitud en la escala Richter ha sacudido la isla Filipina de Luzón esta mañana, cuando allí los relojes marcaban las 17:11.

El terremoto, cuyo hipocentro se ha situado a 40 kilómetros de profundidad, ha tenido lugar cinco horas después de un primer seísmo de 4’6, acaecido en la gran isla de Mindanao.

Los primeros testimonios

Las primeras fotos publicadas en redes sociales muestran la evacuación de edificios públicos, mientras que algunos testigos declaran haber visto cómo los edificios de oficinas de Makati se balanceaban durante el temblor.

Por el momento se desconocen los daños definitivos provocados por este fenómeno; aunque, según Earth-Quake Report, los datos conocidos sobre profundidad y magnitud del mismo llevan a pensar que se trata de un terremoto peligroso y que podría haber provocado consecuencias graves. Por otro lado, la gobernadora de la provincia de Pampanga, Lilia Pineda, ha anunciado a la cadena de televisión ABS-CBN la muerte de al menos cinco personas sepultadas en dos derrumbamientos, que han tenido lugar en las ciudades de Porac y Lubao.

El temblor ha causado también un número de heridos aún por determinar y, según Associated Press, ha provocado daños en una iglesia y una serie de derrumbamientos que han terminado bloqueando el paso en una carretera de la región.

Se ha producido también un apagón eléctrico en las provincias de Pangasinan, La Union, Pampanga y Bataan, algo que podría estar dificultando las tareas de salvamento en algunas de las zonas afectadas.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.