Malas noticias para los aficionados al motor y la PlayStation: Sony ha anunciado que cerrará los servidores de uno de los títulos más importantes de la generación DriveClub, con un alto componente multijugador, el 31 de marzo de 2020, y a partir de agosto de este mismo año, tampoco se podrá comprar el juego en la tienda digital de la compañía.

https://hipertextual.com/analisis/driveclub

Tras el cierre en 2016 del estudio de exclusivas de Sony, Evolution, que tenía en su haber juegos como MotorStorm y el propio DriveClub, muchos pensaron que la compañía mantendría al menos el componente multijugador de un título cuyo core está en el online, y que de hecho la mayoría de sus funciones están pensadas para sacar provecho de su conexión a la red, como por ejemplo la obtención de nuevos vehículos.

De esta forma, dejarán de estar disponibles todos los componentes online de Driveclub, Driveclub VR y Driveclub Bikes y los jugadores se tendrán que conformar con el modo single player ya, con la esperanza perdida, de que no verán mejoras de ningún tipo en el futuro y que dejarán de poder jugar con amigos.

La noticia llega en un momento muy complicado en el que las compañías están apostando por el streaming y poco a poco abandonando el físico, una decisión de pone en tela de juicio la continuidad de los grandes títulos de consolas que, como en el caso de DriveClub, la experiencia fuera del multijugador es bastante paupérrima.

En un mercado basado en el ‘hype’, las promesas de Stadia no son suficientes

Ahora, y con el cierre de uno de los exclusivos de Sony que, si bien nunca fue bien en ventas, era una de las grandes apuestas de la compañía, las dudas de ciernen sobre que sucederá en el futuro de la industria, en tanto la apuesta de casi todos los grandes desarrolladores es la de apostar por un juego como servicio que depende exclusivamente del tiempo que quiera mantener viva cada editora, pudiendo encontrarnos de un día para otro con nuestro juego favorito cerrado.

El streaming y los modelos de suscripción no van a hacer más que poner de manifiesto más situaciones como estas, y parece que la tendencia va ir al alza. DriveClub no ha sobrevivido, ni siquiera, a su propia generación de consolas.