Hay cosas que duele perder y otras que suponen un verdadero desastre. Un ejemplo digital es tu cuenta de Google. ¿Qué pasaría si alguien accediera a ella? ¿Cuántos servicios de Google tienes asociada a tu cuenta y cuántos de terceros?

Con tu Google ID puedes acceder a Gmail, Google Drive, YouTube, Calendario, Mapas, gestionar tus dispositivos Android y ChromeOS… Y no solo eso, gracias a tu cuenta de Google pudiste registrarte en servicios y aplicaciones web de terceros sin necesidad de crear una nueva cuenta de usuario.

De ahí la importancia de proteger tu cuenta de Google y tomar ciertas precauciones, como contar con una contraseña de cierta complejidad para no ponérselo fácil a quien quiera robarte tu cuenta. Y otro detalle importante, no la utilices en otros sitios, ya que si alguien la descubre, el problema será aún mayor.

Pero más allá de la contraseña, hay varias medidas que podemos poner en marcha para proteger nuestra cuenta de Google. Veamos algunas de ellas.

Verificación en dos pasos

La primera medida a recomendar para añadir un plus de seguridad a nuestra cuenta de Google es activar la verificación en dos pasos, disponible desde hace tiempo pero que no ha tenido la publicidad o la acogida deseada, ya que es una medida adicional más bien desconocida por la mayoría del público.

Si eres habitual de los servicios online que ofrece tu banco, tal vez te suene este sistema. Consiste en que, cuando inicias sesión con tu cuenta de Google, además de indicar tu contraseña de usuario, deberás incluir también un código de verificación que recibirás en tu teléfono móvil.

La verificación en dos pasos es gratuita y puedes activarla desde las opciones de tu Cuenta de Google, bien buscando en el buscador de la parte superior de la página o desde la pestaña Seguridad, apartado Iniciar sesión en Google, opción Verificación en dos pasos. Si aparece No es que no está activada.

La activación es simple. Nos pedirá iniciar sesión como hacemos habitualmente, y luego nos preguntará cuál es nuestro número de teléfono. Si no detecta automáticamente nuestro país de origen, podemos cambiarlo pulsando en el icono de la bandera.

Para desactivarla, deberás acudir de nuevo a Seguridad > Verificación en dos pasos y pulsar en Desactivar.

Formas de verificar tu identidad

En caso que nuestra cuenta quede bloqueada o alguien nos la haya quitado, estamos a tiempo de recuperarla gracias a la información personal que hemos aportado en nuestro perfil de usuario.

Hay varias maneras de aportar información que facilite la recuperación de nuestra verificando nuestra identidad. La más rápida consiste en visitar las opciones de tu Cuenta de Google y si ves el mensaje Se han detectado problemas de seguridad, pulsa en Proteger la cuenta.

Entre otras cosas, verás la opción Añade formas de verificar tu identidad dentro de Inicio de sesión y recuperación. En ese menú, podemos incluir nuestro número de teléfono y/o una dirección de correo electrónico.

También podemos incluir esa información desde las opciones de la Cuenta de Google, en el apartado Seguridad > Métodos para verificar tu identidad.

Dispositivos utilizados recientemente

Aunque Google suele avisar por correo electrónico si hemos iniciado sesión con nuestra cuenta de Google en un dispositivo nuevo, no está de más de vez en cuando visitar la sección Dispositivos utilizados recientemente, que lista desde qué dispositivos hemos iniciado sesión con la cuenta de Google en los últimos 28 días.

Si te topas con un dispositivo que no te suena de nada, bien por su nombre, por la fecha indicada o por la posición en el mapa, puedes cambiar la contraseña al momento pulsando en el enlace Protege tu cuenta.

Eso sí, ten en cuenta que la información sobre dónde estaba el dispositivo que se conectó a tu cuenta de Google no es 100% precisa, por lo que puede indicar incluso la localidad de al lado. En cualquier caso, si la posición está muy alejada de donde estás realmente y no empleas VPN, es motivo para sospechar que alguien ha usado tu cuenta.

Acceso de terceros a tu cuenta

Como decía al inicio de este artículo, la cuenta de Google sirve no sólo para hacer uso de servicios de Google. También nos permite iniciar sesión en aplicaciones y servicios de terceros. Desde Aplicaciones con acceso a tu cuenta verás la lista de esas aplicaciones y servicios.

Si hay alguno que no recuerdas o que ya no utilizas, puedes revocarle el permiso pulsando encima y luego en el botón Retirar el acceso. Si retiras el acceso accidentalmente no hay problema, ya que la propia aplicación o servicio te pedirá de nuevo que le des permiso.