Jason West, quien junto a Vince Zampella fundó Respawn Entertainment, ha sido contratado por Epic Games, creadores de Fortnite. West es considerado uno de los padres de la saga Call of Duty, creada por Infinity Ward.

De acuerdo con Geoff Keighley, productor de los Game Awards, West fue contratado por Epic Games para trabajar en sus "esfuerzos de desarrollo de juegos". El fichaje se dio sin hacer mucho ruido desde hace un mes, tiempo que tiene trabajando Jason en las oficinas de Epic, creadores de Fortnite y el Unreal Engine.

Jason West es una personalidad en la industria de videojuegos, aunque los últimos seis años los ha pasado en retiro. El co-fundador de Respawn decidió dejar el cargo en 2013 por cuestiones familiares. Antes de fundar el estudio responsable de Apex Legends, West tuvo un historial exitoso en Infinity Ward y EALA.

Tanto West como Vince Zampella son los responsables de haber posicionado la franquicia Call of Duty gracias a juegos exitosos como Modern Warfare y su secuela. En 2010 ambos dejaron Infinity Ward y enfrentaron un proceso legal con Activision, quien los demandó de espionaje corporativo al estar en contacto con Electronic Arts.

Jason West y Vince Zampella, en los tiempos de Respawn Entertainment

La salida de West y Zampella fue una bomba mediática en su tiempo. Los co-fundadores de Respawn se llevaron a gran parte del staff de Infinity Ward para trabajar con ellos, repitiendo la acción que hicieron en su momento al dejar EA Los Angeles después de trabajar en la saga Medal of Honor.

La llegada de West a Epic Games no puede darse en mejor momento. La empresa ha enfocado la atención al 100% en Fortnite, distribuyendo personal de otras áreas para mantener la racha del battle royale. Lo cierto es que Fortnite no será eterno y Epic necesita otro éxito a futuro.

Con la experiencia de su nueva contratación se abren las puertas a crear un equipo de desarrollo para generar nuevas propiedades intelectuales, o revisar otras que se mantienen en la congeladora, como Unreal Tournament.