En el segundo episodio de Juego de Tronos pudimos ver como Invernalia se prepara para la guerra contra el Rey de la Noche, así como varios encuentros y desencuentros importantes entre varios personajes.

Además de la canción hablaremos muy poco de los episodios de la octava temporada, sin embargo, si eres muy sensible a los spoilers te recomendamos no seguir leyendo.

https://hipertextual.com/2019/04/juego-tronos-8x02-recap

Pues bien, en la víspera de la batalla vimos cómo alrededor de la chimenea se arma una reunión improvisada encabezada por Tyrion y Jaime Lannister y como más tarde se une Brienne, Podrick, Ser Davos y el buen Tormund. Ya entrados en la plática y al calor del vino y el fuego, Tyrion pide que alguien entone una canción para amenizar la velada. La mayoría de los presentes se rehúsan, pero es Podrick, el valiente escudero primero del propio Tyrion y luego de Brienne, quien comienza a cantar.

La canción, además de bonita y que da una excelente atmósfera a la escena, tiene además un trasfondo muy interesante. Y es que se trata de una pieza extraída directamente de los libros de la saga de Canción de hielo y fuego que habla sobre Duncan Targaryen y Jenny de Piedrasviejas. Dicha canción aparece en varias ocasiones los libros y, según los showrunners, les pareció oportuno integrarla en un momento tan significativo en la serie de televisión: la víspera de la guerra contra el Rey de la Noche y los Otros.

A La canción de Jenny se le agregaron algunas estrofas para la adaptación televisiva, aunque en esencia se preservó la original. En el episodio 8x02 fue interpretada por Podrick (Daniel Payne), y al final del mismo pudimos escuchar una versión de Florence + The Machine.

La importancia de la esta canción radica en la historia detrás de ella, así como en la posible referencia que estaría haciendo sobre Jon y Dany. Y es que, como decíamos, habla de Duncan Targaryen y Jenny de Piedrasviejas, dos enamorados que cambiaron la historia de los Siete Reinos para siempre.

Sucede que Duncan fue heredero al trono por ser el primogénito del rey Aegon V y renunció a él por amor, es decir por su relación con Jenny, una misteriosa chica campesina que en un principio fue rechazada por los reyes y de la que se dice pudo ser una Hija del bosque, pero que, además, profetizó que el Príncipe prometido, ese ser que acabaría de forma definitiva con los Otros, nacería de la unión de Aerys y Rhaella Targaryen. Como sabemos, de los hijos de estos hermanos y esposos solo Daenerys sobrevive, así como el nieto de ellos, es decir, Jon.

Cabe mencionar que la serie de TV la historia de Duncan es un tanto distinta, pues es presentado como hermano de Aerys II (aka el Rey Loco, padre de Dany), mientras que en los libros es tío de este. Aunque, para los fines que aquí nos importan lo relevante es que él renunció al Trono de Hierro por amor. ¿Jon hará lo mismo, o será Dany? ¿Qué otros significados podemos encontrar en ella?

Repasemos la letra de la canción:

En los salones de reyes que ya no están, Jenny baila con sus fantasmas
Los que había perdido y los que había encontrado, y los que más la habían amado.
De los que se habían ido mucho tiempo atrás no podía recordar sus nombres.
La hicieron girar sobre la piedra fría y húmeda, dejando su dolor y pena.
Y ella nunca quiso irse, nunca quiso irse.

Así pues, este repaso de un solo detalle de Juego de Tronos no solo nos estaría hablando de lo que estamos por ver en esta temporada final de la serie, sino que es muestra de lo mucho que se puede disfrutar esta saga intrincada —e inacabada— creada por George R.R. Martin.