Decenas de miles de usuarios que compraron un Oculus Rift S y Oculus Quest se llevarán una sorpresa al recibir su dispositivo. Oculus confirmó que algunos mensajes secretos se colaron en los controles Touch de ambos dispositivos.

Frases como "Los Masons estuvieron aquí" o "Este espacio en alquiler" forman parte de easter eggs enfocados a prototipos, sin embargo estos fueron aplicados en miles de controles que se distribuirán a los primeros usuarios que compraron alguna de las gafas de realidad virtual.

Otros mensajes que se adjuntaron en kits de desarrollo son: "El Gran Hermano está mirando" y "Hola iFixit, te estamos viendo". Nate Mitchell, co-fundador de Oculus, dijo en una serie de tuits que si bien aprecia los easter eggs, estos fueron inapropiados y deberían haber sido eliminados.

Mitchell dijo que la integridad y funcionalidad del hardware no fueron comprometidas y aseguró que han solucionado los procesos de producción para que esto no vuelva a ocurrir.

Los mensajes se ubican en un componente flexible de los controles Touch, que acompañan a las gafas de realidad virtual que serán distribuidas durante la primavera de este año.

Un representante de Facebook comentó a Business Insider que, si bien ambos dispositivos no han sido entregados a los usuarios finales, creen que es importante ser transparentes con la comunidad y asumir la responsabilidad cuando se comete un error.

Oculus debutó su más reciente oferta en realidad virtual durante la pasada Game Developers Conference. El Oculus Rift S llega a sustituir al viejo Rift con nuevo hardware y un precio más accesible que su antecesor: 400 dólares.

A la par llega también el Oculus Quest, un modelo enfocado a los usuarios que buscan una experiencia más casual. A diferencia del Rift S, estas gafas no requieren de un computador para poder operar. Ambos modelos se ofrecen con controles Touch y cuentan con jugabilidad cruzada.