Investigadores de la Clínica Hirslanden de Suiza han llevado a cabo un estudio donde analizaron las barbas de los hombres y las compararon con las bacterias presentes en las pieles de los perros. El objetivo real del estudio fue, desde el punto de vista de la higiene, definir si es posible utilizar dispositivos humanos de IRM para escanear a perros.

La investigación encontró una carga bacteriana mucho mayor en las muestras tomadas de las barbas humanas comparadas con el pelaje de los caninos, según Andreas Gutzeit, miembro de la Clínica Hirslanden y autor del estudio. En concreto, el estudio buscaba comprender si las personas podían contagiarse de enfermedades transmitidas por perros luego de un escaneo de IRM compartido con los animales.

Para ello, los expertos recolectaron muestras del cuello de 30 perros de distintas razas y muestras de la lengua de 18 hombres. El estudio reveló que los hombres con barba, cuya edad oscilaba entre los 18 y 76 años, presentaban recuentos altos de microbios, mientras que 23 de los 30 canes mostraron una presencia de microbios similar.

De los 18 hombres, 7 mostraron recuentos microbianos que representan un peligro para la salud de las personas. Por ello, Gutzeit afirmó que los perros pueden ser considerados como ‘limpios’ en comparación con las personas barbudas. De hecho, los científicos realizaron la limpieza del escáner de IRM luego de evaluar a los perros y el recuento de bacterias encontrado fue “significativamente” menor en comparación con los niveles microbianos que los hombres barbudos dejaron en la máquina.

Si eres barbudo, o te preocupa que tus amigos barbudos te hagan contraer una enfermedad, esta investigación no fue diseñada para responder eso, aunque otros estudios han demostrado que no deberías preocuparte por ello.

Este artículo fue publicado originalmente en Tekcrispy