Al principio fue el ZIP. Luego vino el RAR, el TAR, el 7Z, el DMG, el ISO, el ACE y decenas de extensiones más, cada una con su aplicación oficial y otras que podían abrir estos archivos comprimidos con mayor o menor acierto, tuvieran o no contraseña.

Los archivos comprimidos han sido útiles durante décadas en que el tamaño de un archivo era importante para poder transportarlo y compartirlo. Con internet el problema sigue ahí, y es que un ZIP o un RAR son prácticos no sólo para ahorrar espacio sino también para compartir varios archivos juntos y/o protegerlos con contraseña.

Al mismo tiempo, los sistemas operativos han añadido compatibilidad con los formatos habituales, de manera que no siempre necesitamos una aplicación externa. Pero no siempre es posible abrir estos archivos o instalar un descompresor. ¿A quién acudir en estos casos?

Te proponemos una selección de aplicaciones web para abrir o crear archivos comprimidos. Sin instalar nada, desde tu navegador, sin registro y en segundos.

Funzip

En primer lugar, una de las opciones más simples, Funzip, un sitio web que permite abrir archivos ZIP y RAR arrastrando y soltando el archivo o haciendo clic para navegar por carpetas y archivos.

Funzip no tiene ningún secreto. Eso sí, está limitado a archivos de hasta 400 MB de tamaño antes de descomprimir. Por lo demás, no requiere registro y es totalmente gratuito.

Arrastrar, soltar, esperar y descargar el contenido del archivo comprimido. Poco más se le puede pedir a Funzip.

WOBZIP

En primer lugar, uno de los servicios más veteranos para abrir y crear archivos comprimidos, WOBZIP, que si bien estuvo una temporada cerrado ha vuelto totalmente renovado con las mismas fuerzas y compatibilidad.

Con WOBZIP podemos abrir un archivo comprimido directamente desde su enlace o simplemente subirlo desde nuestra computadora o dispositivo móvil. Opcionalmente, es posible indicar la contraseña para abrirlo, en caso que tenga una configurada.

WOBZIP abre archivos en varios formatos: ZIP, RAR, TAR, ISO, MSI, DMG, DEB, RPM, CAB, ARJ y un largo etcétera.

Archive Extractor

Su nombre no es que sea muy sugerente, pero Archive Extractor es todo cuanto necesitas para descomprimir más de 50 formatos diferentes de archivos comprimidos que puedas encontrar por internet.

ZIP, ZIPX, RAR, TAR, EXE, DMG, CAB, ACE, ISO, MSI, NRG, JAR, VDI, VHD… La lista es extensa e incluye archivos comprimidos en varias partes, del estilo ZIP.001 o RAR.PART1.

A esto hay que añadir que Archive Extractor abre archivos desde su enlace, subiéndolo desde nuestro PC, Mac o dispositivo móvil o incluso abre archivos comprimidos hospedados en Google Drive y Dropbox.

B1 Online Archiver

Otra opción multiformato a tener en cuenta es B1 Online Archiver. Simplemente hay que pulsar en el botón principal, elegir el archivo comprimido y obtener su contenido.

Compatible con una lista extensa de formatos, como ZIP, JAR, ARJ, CBR, RPM, TAR, CBZ, DEB, GZ, etc. B1 Online Archiver realiza la descompresión sin problemas.

Y si estás satisfecho con la versión online, puedes probar también sus versiones para Windows, macOS, Linux y Android, también gratuitas y con las mismas funciones.

CloudConvert

En esta lista no podíamos obviar CloudConvert, que como su nombre indica es una aplicación web que sirve para convertir archivos entre formatos.

Y es que, además de convertir formatos de archivos, audio, documentos, fuentes de letra, imágenes, presentaciones, hojas de cálculo y vídeos, CloudConvert permite extraer el contenido de ese archivo comprimido para descargarlo en formato ZIP.

CloudConvert admite archivos locales de nuestra computadora, enlaces o archivos hospedados en Dropbox, Google Drive, OneDrive o Box. Elegimos el que queremos abrir, y en vez de elegir el formato de destino, seleccionamos la opción Extract y luego Start Conversion. En caso de tener contraseña, deberemos indicarla pulsando en el botón con un icono de llave inglesa.

👇 Más en Hipertextual